sábado 21/5/22

Las vacaciones son un momento ideal para desconectar y alejarnos del estrés del día a día. Pasamos de estar encerrados entre cuatro paredes a salir a la calle y caminar por los lugares privilegiados que ofrece la tierruca, donde pasamos de los puntos más altas, como los Picos de Europa, a los más bajos, como los inmensos arenales que bañan las costas de Cantabria.

Cada uno de estos enclaves tiene un encanto especial, un cariz típico que te permite disfrutar y relajarse con el aroma del salitre del mar, la brisa del viento en la cima de la montaña o el olor a hierba mojada de los imponentes valles de la Vega de Pas. Así, según el clima y el gusto de cada uno, la tierruca tiene auténticos paisajes de postal y que bien merecerían imprimirse en papel y estar colgadas en los hogares de todo el mundo.

El mirador de Santa Catalina cuenta con una visión panorámica de la garganta de roca caliza del desfiladero de La Hermida. Se sitúan en lo alto del monte Hozarco, en Peñarrubia, desde donde mucha gente saca fotografías que posteriormente cuelgan en redes sociales.

Mirador de Santa Catalina | Foto: edc

Mirador de Santa Catalina

Además, podemos llegar hasta esta cima bien en coche o caminando por la Senda Mitológica del Monte Hozarco, una ruta de 2 kilómetros de longitud y asequible para toda la familia en la cual nos vamos encontrando con ‘Las criaturas del monte Hozarco’, una serie de criaturas de la mitología Cántabra que ‘viven’ en un bosque de robles, hayas, castaños, avellanos… En concreto, en este paseo nos encontramos con Ojáncanos, Trentis y Anjanas entre otros 15 personajes típicos de la mitología Cántabra, todos ellos fabricados a tamaño real y realizados en madera y fibra de vidrio.

Senda Mitológica

Senda Mitológica

Así, son muchas las imágenes que se ven en redes sociales de estos peculiares personajes y posteriormente de las vistas desde el mirador, lo que lo convierte en uno de los lugares más apetecibles y ‘instagrameables’ de la región.

Seguimos en lo alto de los montañas, pero esta vez con unas impresionantes vistas al mar, hablamos de La Picota, una montaña bicéfala en Piélagos que ofrece una vista panorámica que comprende la ría de Mogro, el estuario del Río Pas, el campo de golf del Abra del Pas, el Parque Natural de las Dunas de Liencres y la Playa de Valdearenas, en Liencres. Además, está muy cerca de la Costa Quebrada, un Parque Geológico que comprende el litoral entre Liencres y Santander. Aquí son muchas las imágenes que encontramos en redes sociales de la ría de Mogro, las dunas de la playa de Valdearenas o los surcos de las rocas de las playas de la Costa Quebrada.

Vista desde La Picota

La Picota

Otro sitio con unas vistas privilegiadas es el Rayo Verde, donde se pueden contemplar unas atardeceres de película con San Vicente de la Barquera de fondo, una imagen que se repite constantemente en las redes sociales.

El Rayo Verde

El Rayo Verde

En Noja encontramos unas gafas XXL, junto a la playa de Ris, de seis metros de ancho por seis metros de largo, son un escenario ideal para fotografiarse con ellas, ya que forman un marco singular que tiene de fondo el mar y la isla de San Pedruco, una imagen de postal.

Instalación de las gafas XXL de Noja

Gafas XXL de Noja

 

En Santander está uno de los lugares más retratados por los influencers que visitan Cantabria, el Palacio de la Magdalena, un edificio construido en un entorno natural con preciosas vistas a la Bahía de Santander. Es un palacio de principios de siglo, de complicada estructura y rodeado de amplios jardines y zonas arboladas ubicado en la Península de la Magdalena, frente a la Isla de Mouro.

Palacio de La Magdalena

Palacio de La Magdalena

Otro de los atractivos turísticos más demandados y vistas en redes son los faros. El Faro de Cabo Mayor, en Santander, está rodeado de un ambiente de película, prados verdes, acantilados pronunciados y la bravura del Mar Cantábrico de fondo y desde el que se puede comenzar una ruta por la anteriormente mencionada Costa Quebrada.

Faro de Cabo Mayor, en Santander. Foto: Sevi López

Faro de Cabo Mayor

El Faro de Ajo está situado en la misma punta del cabo de Ajo y recientemente pintado por el artista cántabro Okuda. Desde que se abrió al público, no ha parado de batir records de visitantes, y ninguno de ellos se resiste a sacarse fotos junto a él. Es sin duda uno de los sitios más instagrameables de este último año en Cantabria.

Faro de Ajo pintado por Okuda

Faro de Ajo pintado por Okuda

No podía faltar el Faro del Caballo, en Santoña. No obstante, se trata de una ruta complicada debido a los 763 escalones que nos hacen bajar un desnivel de más de 150 metros hasta el faro.

Faro del caballo

Faro del caballo

La playa de El Puntal  de Somo es otro de las playas más visitadas y fotografiadas por vecinos y turistas, tanto por su peculiar forma de lengua de arena que se extiende más de cuatro kilómetros de longitud y que por momentos se mete en la Bahía de Santander como por sus vistas de la capital. Además, son muchas las personas que deciden fotografiarse en un embarcadero donde muchos barcos llegan desde Santander para disfrutar del chiringuito de la zona.

El Puntal de Somo

El Puntal de Somo

Otro sitio único son los Ojos del Diablo, un marco incomparable al que se llega por la senda Monte Candina-Arcos de Llanegro, en Liendo, deja al finalizar con unas espectaculares vistas desde la cima. Se trata de uno de los lugares más fotografiados entre los amantes de la naturaleza y el senderismo que ascienden hasta el preciado lugar.

Ojos del Diablo

Ojos del Diablo

Comentarios