lunes 6/12/21

La Guardia Civil ha disuelto esta madrugada un macro botellón que se estaba celebrando en la playa de Ris de Noja con "al menos 600 personas" y ha detenido a 18 jóvenes por actos violentos, además de haber formulado un centenar de denuncias por participar en el altercado generado.

Estos actos vandálicos han generado una cantidad ingente de basura en la playa, lo que hace muy complicado acudir durante el día de hoy al arenal. Además, a lo largo de la noche los jóvenes también se agolparon en las dunas y el parking cantando y bebiendo, lo cual complicaba aún más la disolución del macro botellón y hacía que se esparciese la basura por la Villa de Noja. Además, algunos tramos de la carretera se han cortado puntualmente debido a las aglomeraciones y las cargas policiales. Unos actos que no son habituales en La Villa.

Desde el Ayuntamiento se muestran "sorprendidos" por lo sucedido porque "en ningún caso el comportamiento de estos jóvenes es representativo de La Villa, ya que la mayoría del turismo que recibe se enfoca en disfrutar del ocio, la gastronomía y la cultura que ofrece Noja".

Los efectivos de la Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia (USECIC) recibieron el aviso de disturbios en el arenal a las 4:30 horas de la madrugada y, al llegar al lugar, fueron recibidos con gritos y lanzamientos de diferentes objetos por parte de quienes participaban en el botellón, en su gran mayoría jóvenes de entre 16 y 21 años.

Según señala la Guardia Civil, los jóvenes lanzaron "una gran cantidad de objetos" e incluso intentaron cortar la carretera de acceso a la playa con contenedores de basura, por lo que, "debido a la virulencia de los hechos", tuvieron que acudir otros 20 agentes uniformados de apoyo.

Fue entonces cuando se llevaron a cabo diferentes cargas policiales, deteniendo a 18 personas con edades comprendidas entre los 17 y los 22 años por realizar actos violentos sobre las personas y las cosas, y se formularon más de 100 denuncias por participar en el altercado.

En los incidentes, diversos agentes sufrieron contusiones y uno de ellos fue herido con un corte en un ojo provocado por el lanzamiento de un vaso de vidrio.

Además, antes de esta intervención la USEIC ya había disuelto otro botellón de al menos 250 personas en la playa de Berria.

 

Comentarios