miércoles 25/5/22

La Guardia Civil, en colaboración con efectivos de seguridad privada, detuvo el pasado día 26 a tres mujeres, dos de ellas vecinas de Vizcaya y una de Santoña, como presuntas autoras de hurtos en 11 establecimientos comerciales de Maliaño en una misma tarde, apoderándose de 61 efectos por un valor superior a los 700 euros.

Las detenidas: I.S.G. y A.V.S., de 46 y 18 años, de Vizcaya, y N.S.G., de 49 años, de Santoña, ha informado este miércoles la Guardia Civil.

Dos de ellas fueron interceptadas por vigilantes de un centro comercial de Maliaño con diferentes efectos. Tras avisar a la Guardia Civil, se comprobó que tenían en su poder artículos de ropa y bisutería que procedían de tres comercios. Ante la sospecha de que hubieran cometido otros hurtos, se averiguó que una de ellas tenía un vehículo, que fue localizado en el aparcamiento del centro comercial.

En el vehículo se encontraron un buen número de efectos, que junto con los anteriores, sumaban 32 prendas de vestir, 20 pares de bisutería y 9 bolsos, procedente todo ello de un total de 11 establecimientos, con un valor superior a los 700 euros.

Asimismo, se constató que en estos hechos había participado una tercera mujer, que finalmente fue localizada, procediéndose a la detención de las tres.

A raíz de estos hechos, la Guardia Civil ha recordado que tiene en marcha un Plan de mejora de la seguridad del comercio y que en lo que va de año ha realizado casi 700 actuaciones tendentes tanto a la prevención como a la investigación.

Según ha explicado, se constata un descenso en los hechos delictivos de un 6% y un aumento de la eficacia, superando las detenciones el 26% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Además, ha hecho una serie de recomendaciones, como informar de la presencia en el local de personas extrañas o vehículos que puedan infundir sospechas, o no poner nunca en peligro la vida o integridad física en caso de ser víctima de estos delitos.

También recomienda evitar tener grandes cantidades de dinero en el establecimiento y procurar ir acompañado en el momento de su traslado; prestar atención y desconfiar de las personas que entren con cascos o cualquier elemento que dificulte su identificación visual.