miércoles 26/1/22

La nieve es un atractivo en esta época del año, ya que cada vez son más los valientes que suben hasta la cima de las montañas para deslizarse con sus esquís, tablas de snowboard o trineos, pero en los últimos años está en auge atravesar estos parajes nevados con unas raquetas de nieve. Se trata de una práctica deportiva a medio camino entre el senderismo tradicional y el esquí que permite disfrutar de la naturaleza cubierta de un manto blanco.

En Liébana encontramos algunos lugares idóneos para practicar este deporte, como la ruta circular Cosgaya, Río Cubo, Vega Linares y Cosgaya, que tiene una longitud de 7,29 kilómetros.

También encontramos una ruta que parte del Pico Cordel (una montaña plegada de origen cenozoico) que llega hasta el poblado de Brañavieja para regresar al Pico Cordel. Esta ruta que transita por diferentes puntos de la Hermandad de Campoo de Suso tiene una longitud total de 9,63 kilómetros y en la época invernal ofrece unas estampas dignas de película.

Otra opción es subir el Pico Tres Mares, que tiene 9,41 kilómetros de camino. Una montaña que está situada entre las comunidades de Cantabria y Palencia y que tiene una dificultad media. Pero si queremos aumentar el nivel de dificultad nada mejor que subir al Puerto de Áliva desde Espinama, una ruta de 12,59 kilómetros.

Pero hay algunas que transitan a los pies de las montañas, como la que se  puede hacer desde Bárcena Mayor, partiendo del pueblo a la par del río durante 7,33 kilómetros. O rutas más largas como la que parte de Bejes y llega hasta el Pico Mancodiu, que tiene una duración de 21, 21 kilómetros.

Se trata de un deporte más fácil de practicar que el esquí o el snowboard, ya que no se requiere una preparación específica, simplemente basta con unas buenas raquetas en los pies y ganas de descubrir la Cantabria nevada desde las alturas.

Comentarios