martes. 16.08.2022

Si algo especial y único tiene Cantabria es toda su riqueza. Da igual en qué sentido lo pienses porque esta región está llena de secretos y rincones inigualables. Hablamos por ejemplo de las cuevas, esas cavidades que guardan recuerdos de nuestros antepasados y que a día de hoy conservamos con mucho cariño. 

Vamos a dar un paseo escrito por todas las cuevas que se esconden en el mapa de Cantabria y a descubrir cosas únicas sobre ellas. Nos adentramos en ellas:

CUEVA DE CHUFÍN

La cueva del Moro Chufín se localiza en el valle del río Nansa, un paraje inigualable. Fue empleada como hábitat durante el período Solutrense (circa 18.000 años de antigüedad). La cueva del Moro Chufín debe su nombre a este personaje que según cuentan las gentes del lugar, ocultó un tesoro en el interior de la misma.

El interior de la cueva alberga, además, numerosos grabados realizados tanto mediante incisión más o menos fina y abrasión. El bestiario animal está compuesto de bisontes, caballos, bóvidos, ciervo, cáprido y al menos una figura antropomorfa, además de una posible zancuda.

La cueva puede visitarse ya que está abierta del 14 de abril de 2022 al 18 de septiembre de 2022, de miércoles a domingo, con dos sesiones de mañana, a las 10:10 horas y a las 12:10, y otras dos de tarde, a las 15:10 horas y a las 17:10.

Cueva del Chufín, en Rionansa
Cueva de Chufín, en Rionansa

CUEVA DE EL CASTILLO

Las cuevas del Monte Castillo, situadas en Puente Viesgo, es un conjunto de cuatro cavidades con arte rupestre paleolítico, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008. De las cuatro, dos están abiertas al público: El Castillo y Las Monedas.

La del Castillo descubierta por Hermilio Alcalde del Río en 1903, y objeto de numerosos trabajos arqueológicos, que han ayudado entender el comportamiento humano durante la Prehistoria en el sudoeste de Europa.

El interior de la cavidad contiene uno de los conjuntos más singulares e importantes de la Prehistoria europea, un referente para la Historia. Sus más de 275 figuras, todas ellas correspondientes a los albores de la presencia del Homo sapiens en Europa, representan un paseo subterráneo por los orígenes del pensamiento simbólico, la mente abstracta y la expresión artística.

Caballos, bisontes, ciervas, uros, ciervos, cabras, un mamut, etc., forman el elenco figurativo de animales que convivían con nuestros antepasados.

Cueva de El Castillo en Puente Viesgo
Cueva de El Castillo en Puente Viesgo

CUEVA DE LAS MONEDAS

A unos 675 metros de la conocida cueva de El Castillo, y siguiendo por el camino que bordea el monte, se abre la cueva de Las Monedas, la de mayor recorrido de las cavidades conocidas en el Monte de El Castillo. En el momento de su descubrimiento, en 1952, se la denominó la “Cueva de los Osos”. 

Cueva de las Monedas
Cueva de las Monedas

CUEVA DE HORNOS DE LA PEÑA 

Se ubica en Peña de los Hornos, que está orientada al sur, la zona de entrada destaca en el paisaje por su forma en arco. Desde 1903, momento en que Hermilio Alcalde del Río reconoce las primeras manifestaciones artísticas parietales, se tiene constancia de la importancia científica de esta cueva. 

Fue ocupada durante el Paleolítico Medio y Superior y fases de la Prehistoria Reciente. Las manifestaciones artísticas, paleolíticas, son asignables al período Gravetiense (grabados del vestíbulo) y Magdaleniense (santuario interior).

En este caso la amplitud e insolación del vestíbulo fueron atractivos para los últimos grupos de neandertales y los primeros Homo sapiens, que ocuparon su zona más exterior donde permanecieron e hicieron su día a día. 

Esta cueva también puede ser visitada respetando los horarios de la misma que pueden encontrarse en internet. No hay mejor plan para un día de verano.

cueva hornos de la peña
Cueva Hornos de la Peña

CUEVA DE EL PENDO 

En el corazón del valle de Camargo, próximo a la localidad de Escobedo, se encuentra la Cueva de el Pendo, una cueva de amplia boca y vestíbulo de dimensiones monumentales.

Esta fue excavada en 1878 por Marcelino Sanz de Sautuola y desde ese momento ha sido también objeto de numerosas exploraciones arqueológicas que han culminado con el descubrimiento de un importante panel de pinturas rojas en 1997, el “Friso de las Pinturas”. De este únicamente se conocían dos figuras grabadas (al menos una de ellas un ave), descubiertas por Hermilio Alcalde del Río -en 1907- en la parte más profunda de la cavidad. 

El “Friso de las Pinturas”, un panel de 25 metros de largo y visible desde cualquier parte de la sala principal, contiene, como un cuadro de grandes proporciones situado en la pared preferente de un gran salón, una veintena de figuras pintadas en color rojo. La pintura más valiosa de El Pendo es una cierva roja, de enorme expresividad y composición estética. La técnica, al igual que las pinturas de Covalanas, es el punteado y su fecha de realización unos veinticinco mil años atrás.  

Se trata de una cavidad de amplias dimensiones (hasta 45 m de anchura y 22 m de altura máximas) de la que destaca su boca de entrada, un sector que dispuso de hasta 600 m2 de superficie útil para los asentamientos humanos. Su desarrollo es de 160 metros.

Cueva de El Pendo
Cueva de El Pendo

CUEVA DE CULLALVERA

La Cueva de Cullalvera, situada al pie del Monte Pando, forma parte de un complejo cárstico de 12 kilómetros de recorrido. En donde la acción del agua sobre la roca, con el tiempo han configurado una cavidad monumental.

En cuanto a su época la cavidad posee indicios de ocupación del Paleolítico Superior. Las manifestaciones rupestres datan del Magdaleniense Medio/Superior (unos 13.500 años de antigüedad).

CUEVA DE COVALANAS 

En las proximidades de la localidad cántabra de Ramales de la Victoria está la cueva de Covalanas. Su boca abre frente al pico de San Vicente y su estrecho pasillo conduce a un conjunto de representaciones rupestres realizadas bajo la técnica del punteado y del trazo baboso. 

En las paredes se distinguen ciervas, un uro y un caballo y la  estrechez de la cueva nos permite contemplar las pinturas a pocos centímetros de nuestros ojos.

Cierva en la Cueva de Covalanas
Cierva en la Cueva de Covalanas

Comentarios