jueves 2/12/21
SANTANDER

Desalojan un edificio de calle Alta por "riesgo de caída de una de las fachadas"

Había cuatro personas en el momento del desalojo del inmueble, que fue declarado en ruina por un juzgado en marzo de este año.

callealta02
Imagen del número 89 de la santanderina calle Alta | Google Maps

Un edificio de la calle Alta de Santander, el del número 89, ha sido desalojado esta tarde de las cuatro personas que se encontraban en ese momento por el "riesgo de caída de una de las fachadas", y el Ayuntamiento ha ordenado su "apuntalamiento inmediato", que comenzará "a primera hora de mañana viernes". Así lo ha anunciado, en un comunicado, el Ayuntamiento de Santander, que ha dictado hoy jueves una resolución en la que ordena a los propietarios mantener el desalojo del inmueble y acometer con la mayor urgencia los trabajos requeridos.

De las cuatro personas que se encontraban en el inmueble en el momento en el que la propiedad ha procedido al desalojo, una ha sido realojada en un establecimiento de apartamentos de la ciudad y otras tres han sido trasladadas al centro de acogida Princesa Letizia. Además, el Ayuntamiento, en su resolución, da un plazo de una semana para presentar un estudio del estado en que se encuentra el portal anexo, el número 91, también declarado en ruina, por si fuera necesario proceder también a su desalojo. Estas medidas se adoptan después de la visita realizada por los técnicos municipales al inmueble en la que han comprobado los daños que sufre la fachada del número 89.

En el edificio, que consta de planta baja, cuatro alturas y bajo cubierta, se ha observado un "abombamiento" en la fachada sur, a la altura de la primera planta. Según señala el informe de los técnicos, se trata de un muro de carga con entramado de madera que soporta el peso de las cuatro plantas superiores. Además, todo el paramento completo se encuentra, según los técnicos, en "muy mal estado y su caída puede ser inminente", razones que han llevado al Ayuntamiento a acordar la intervención inmediata para apuntalar la zona afectada y a pedir a la propiedad que se mantenga desalojado el inmueble. Los propietarios se han encargado de cerrar el edificio para evitar el acceso al interior y para mayor seguridad, una patrulla de la Policía Local velará esta noche para que nadie entre en el mismo hasta que comiencen este viernes los trabajos.

Comentarios