sábado 31/7/21
VIOLENCIA MACHISTA

Las denuncias por violencia de género crecen un 33% en Cantabria en el primer trimestre

Los juzgados recibieron un total de 433, aumentando también el número de mujeres víctimas que figuran en dichas denuncias, que alcanzan las 376 de enero a marzo.

La Comisión 8 de Marzo pone en marcha la campaña ‘Por unas fiestas libres de agresiones sexistas’.

La manifestación contra la violencia de género ha recorrido varias calles de Santander
Manifestación contra la violencia de género en Santander

Los juzgados de violencia sobre la mujer de Cantabria recibieron durante el primer trimestre de este año un total de 433 denuncias, lo que representa un incremento del 33,2% respecto al mismo periodo de 2016, cuando se registraron 325.

Del mismo modo, el número de mujeres víctimas que figuran en dichas denuncias aumentó un 27,9%, al pasar de 294 en el primer trimestre de 2016 a 376 de enero a marzo de este año.

Así se desprende del informe que trimestralmente difunde el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, con sede en el Consejo General del Poder Judicial, que se ha dado a conocer este miércoles.

Esas 376 mujeres que figuran como víctimas de violencia son 12,6 de cada 10.000 cántabras, una ratio por debajo de la media nacional, que en el periodo analizado asciende a 16

Esas 376 mujeres que figuran como víctimas de violencia son 12,6 de cada 10.000 cántabras, una ratio por debajo de la media nacional, que en el periodo analizado asciende a 16.

Cantabria se sitúa, de este modo, entre las que menor ratio tienen -Castilla y León, con 9,8, seguida de La Rioja y Galicia, con ratios en torno a 10, las que menos- mientras que Baleares, con una ratio de 20,9, y Murcia, Comunidad Valenciana y Canarias con tasas ligeramente superiores a 20, son las comunidades autónomas con las más altas.

DENUNCIAS

Se mantiene el alto número de denuncias presentadas por la propia víctima (260), seguidas de las que se interponen por servicios asistenciales y terceras personas (81), por intervención directa de la policía (69) o las que llegan por un parte de lesiones remitido por los servicios sanitarios (19). Una vez más, se constata la escasa denuncia de la violencia de género por parte de los familiares: sólo cuatro de todas las presentadas.

En 35 casos, la víctima se acogió a la dispensa legal a la obligación de declarar como testigo, prevista en el artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, lo que supone un 9,3% del número de mujeres que figuran como víctimas y un aumento respecto al primer trimestre de 2016, cuando ejercieron este derecho veinte mujeres.

Desde el año 2015, el Observatorio sustituyó entre sus datos estadísticos la cifra de renuncias por la de víctimas que se acogen a la dispensa a la obligación legal de declarar, por entender que se trata de un parámetro más acorde a la realidad toda vez que en los procedimientos de violencia de género la Fiscalía siempre actúa de oficio, por lo que la renuncia de la víctima no lleva aparejada obligatoriamente la finalización del proceso judicial.

MEDIDAS DE PROTECCIÓN

Durante el primer trimestre del año se solicitaron en los órganos judiciales de Cantabria 70 medidas de protección -diez menos que en términos interanuales-, entre las pedidas en virtud el artículo 544 ter que conllevan medidas de carácter penal y civil y su adopción exige escuchar al presunto agresor, y las del artículo 544 bis, precepto que permite al juez adoptar una protección de carácter penal sin necesidad de escuchar al denunciado.

De las 70 medidas solicitadas, los jueces acordaron 46, lo que representa el 66 por ciento de todas las pedidas y supone un aumento respecto a un año antes, cuando se adoptaron seis de cada diez solicitadas.

De esas 46 órdenes de protección y medidas de protección y seguridad se derivaron un total de 133 medidas judiciales de carácter penal y 34 de tipo civil.

"No podemos consentir en un país democrático tantas muertes de mujeres y bebés de esta manera", ha denunciado Ana Bolado

Entre las primeras, las más frecuentes fueron el alejamiento (45) y la prohibición de comunicación con la víctima (45), seguidas de la suspensión de la tenencia y uso de armas (30), la salida del domicilio (7) y la prohibición de volver al lugar del delito (5).

Entre las civiles, ocho fueron sobre prestación de alimentos, otras ocho sobre atribución de vivienda y una sobre protección de menores.

PERFIL

En la mayoría de los casos en los que se solicitaron órdenes o medidas, la mujer era española y mayor de edad (56 ocasiones). En otras 13 se trataba de mujeres extranjeras mayores de edad. Sólo en una ocasión, la víctima era menor de edad y española.

En cuanto a los denunciados sobre los que se acordó medida de protección, 59 eran españoles y 11 extranjeros. Durante el primer trimestre de 2017, un total de 52 hombres fueron enjuiciados (43 españoles y 9 extranjeros) y el 84,9 por ciento resultaron condenados. Sólo ocho quedaron absueltos (seis españoles y dos extranjeros).

Al analizar la relación que existía entre la denunciante y el denunciado en el momento de producirse la supuesta agresión, en el 41,43 por ciento de las ocasiones existía un matrimonio o una relación afectiva, mientras que en 58,57 por ciento el vínculo ya estaba disuelto.

POR UNAS FIESTAS LIBRES DE AGRESIONES SEXISTAS

Por otro lado, este miércoles la Comisión 8 de Marzo ha puesto en marcha la campaña 'Por unas fiestas libres de agresiones sexistas', a la que ya se han adherido más de diez ayuntamientos de la región -como Santander, que fue el primero, Torrelavega, Castro Urdiales, Laredo o Astillero- y que tiene como objetivo terminar con las agresiones machistas en las fiestas municipales.

La campaña, que está abierta a la participación de todos los municipios de Cantabria, se ha presentado por Ana Bolado, portavoz de la Comisión 8 de Marzo, plataforma de organizaciones feministas que aglutina a 13 organizaciones sociales, políticas y sindicales de la región que luchan por la igualdad de género y contra la violencia machista en Cantabria.

La campaña, que se pone en marcha con motivo del inicio de las fiestas en los distintos municipios de la comunidad, comprende carteles y dípticos informativos con el lema citado y pretende que no se produzcan casos "terribles" como los del verano pasado en España y también en la zona Oriental de Cantabria. "No vamos a tolerar agresiones sexistas", ha remarcado Bolado.

En este sentido, ha enfatizado que "una cosa es que haya un caso, otra que lo sepamos y otra que se haya denunciado", y ha lamentado que "hay mucha tolerancia" con las agresiones sexistas. "Casi se da por sabido; pues no tenemos que tolerarlo", ha instado.

Ha insistido en que se "minimizan" los comentarios machistas, que "no son graciosos". Y en este sentido, la Comisión 8 de Marzo está decidida "a no quitarle importancia sino a dársela".

Al respecto, ha reclamado la colaboración no solo de las administraciones sino de la ciudadanía contra una violencia de género "que no cesa". "No podemos consentir en un país democrático tantas muertes de mujeres y bebés de esta manera", ha denunciado.

Para combatir esa lacra, la Comisión pone a disposición de los ayuntamientos interesados carteles para pegar en sus sedes, colegios, centros cívicos, etcétera, y folletos sobre lo que sienten las mujeres y que hacen un llamamiento a los hombres para no ser cómplices de los maltratadores y no ser machistas "riendo las gracias", manteniendo una actitud de solidaridad con las mujeres. "No queremos que nos protejan sino que no toleren esas actitudes", ha precisado.

Los ayuntamientos interesados en participar en la campaña pueden entrar en el Facebook de la Comisión del 9 de Marzo y apuntarse. La agrupación solo quiere los teléfonos de los servicios de atención a la mujer y del ayuntamiento, así como el logo de éstos. Se elabora el folleto "tuneado" y se envía por PDF para que el Consistorio lo imprima, difunda y haga la campaña "como le parezca más oportuno".

Se trata de que "se sepa que en un momento desinhibido no es excusa para que haya un maltrato sobre ninguna mujer", ha remarcado Bolado, que ha reconocido que la campaña "va a chocar pero para bien", alertando de que "no bastan los minutos de silencio; hemos de educar a los ciudadanos en el respeto".