viernes 6/8/21
TRIBUNALES

Denuncian que el jefe de violencia de género investigado por acoso laboral continúa en su puesto

El grupo municipal Santander Sí Puede pedirá en el próximo pleno la apertura de un expediente y la suspensión del Policía Local acusado de acosar a una subordinada y para el que la Fiscalía pide un año de cárcel. 

El grupo municipal considera “bochornosa” la postura que el equipo de Gobierno ha tenido en este asunto, “manteniendo en su puesto durante todo el tiempo que ha durado el proceso a este sargento de la policía local”.

Dependencias de la Policía Local de Santander
Edificio de la Policía Local de Santander

Santander Sí Puede exigirá en el próximo pleno del Ayuntamiento de Santander la apertura de un expediente y la suspensión del mando de la unidad de vigilancia y protección de víctimas de violencia de género de la Policía Local de Santander, para el que la Fiscalía pide un año de cárcel por un presunto acoso laboral a una subordinada en su puesto de trabajo. 

El grupo municipal considera “bochornosa” la postura que el equipo de Gobierno (PP) ha tenido en este asunto, “manteniendo en su puesto durante todo el tiempo que ha durado el proceso a este sargento de la policía local”.

“Entendemos que existen los elementos suficientes para sospechar de un claro componente de género en este maltrato por el que la Fiscalía ya ha pedido pena de prisión”, argumentan en un comunicado que han compartido a través de sus redes sociales. Una solicitud que, según ellos, “no ha servido para que el equipo de gobierno del PP, representado en todo este asunto por el concejal Pedro Nalda, cambie su estrategia de no mover ni un solo dedo en todo este asunto, manteniendo aún a día de hoy a este sargento, al frente ni más ni menos que de la Oficina contra la Violencia de Género”.

Santander Sí Puede asegura que son varias las solicitudes e instancias que sindicatos y otros colectivos han requerido al equipo de gobierno del ayuntamiento y al anterior alcalde y ahora Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, “para que se tomasen medidas disciplinarias contra este agente, aunque fuese de manera cautelar”.

Sin embargo, según critican, “han dado la callada por respuesta, amparando siempre al presunto agresor y desamparando claramente a la víctima, a la cual no han prestado el más mínimo apoyo”. Desde el grupo municipal se preguntan “a qué se debe esta actitud servil hacia el acusado”.

Por ello, reprochan “el compromiso” del PP y de la alcaldesa “con la lucha frente al acoso y la violencia de género”. “Algo que no va mucho más allá de una pose pública cínica e hipócrita de eventuales concentraciones públicas y declaraciones institucionales de apoyo a la causa que no se cree nadie”, concluyen.

JUICIO ORAL

Por su parte, sigue pendiente el señalamiento de la fecha del juicio contra este mando policial, al que su subordinada acusó de haberle acosado laboralmente. Según la denunciante, el denunciado le incoó expedientes sancionadores sin motivo, la relegó a funciones administrativas y tenía con ella un trato diferente que con el resto de sus compañeros.

La Audiencia de Cantabria confirmó en marzo de 2017 que había indicios suficientes de que el mando de la Policía Local de Santander, sargento, acosó a su agente subordinada, y rechazó el recurso que había interpuesto el mando. La Audiencia confirmaba así el auto del Juzgado de Instrucción número 4 de Santander, que ya había apreciado indicios de delito en la conducta del sargento.

Entre otras cosas, la agente denunció que no se le facilitó ordenador ni mesa, a diferencia de otros compañeros, o que tenía que comunicar todas sus salidas del centro de trabajo, mientras que otros compañeros no tenían que hacerlo, denuncias que según la Audiencia han sido avaladas por otros agentes.

Según consta en un informe forense al que también hizo referencia la Audiencia, la agente sufre un trastorno adaptativo mixto ansioso depresivo a consecuencia de los hechos denunciados.

Comentarios