miércoles 18/5/22

La Policía Local de Santander denunció durante el pasado fin de semana a dos locales de hostelería por diversos incumplimientos de la normativa dirigida a combatir el coronavirus.

Entre otros incumplimientos, uno de los locales, ubicado en la calle San Emeterio, fue denunciado por incumplir la prohibición de apertura de los locales de ocio nocturno, al estar dentro del nivel 3 de alerta sanitaria; no requerir el pasaporte Covid para acceder al local, por exceder el máximo de 6 personas por mesa y por carecer de medidor de CO2.

Fuera de lo que afecta propiamente a la normativa Covid, el establecimiento fue denunciado también por vender alcohol a menores de edad, permitir a varios grupos de clientes fumar con cachimbas, por instalar mesas y sillas en terraza sin presentar autorización y por no presentar la licencia de apertura, entre otras cuestiones.

El otro establecimiento de hostelería denunciado, situado en la calle Joaquín Bustamante, fue denunciado por atender a los clientes sin usar la mascarilla y, fuera de lo que se refiere al Covid, por no entregar las hojas de reclamaciones.

Por otra parte, la Policía Local denunció durante el pasado fin de semana a cuatro personas por no usar la mascarilla obligatoria sin guardar la distancia de seguridad.

Además, los agentes denunciaron a seis personas por beber alcohol en la calle y a una por no tirar en la papelera los restos de botellón, ha informado en un comunicado la Policía Local.

Y por ruidos, en la madrugada del domingo, fue denunciada la responsable de una vivienda de la calle Juan José Ruano, en la que había una fiesta que estaba causando molestias por música y voces altas.

También por ruidos, fueron denunciados dos jóvenes de 16 años, uno en la calle San Sebastián y otro en el Parque de Las Llamas, por molestar a los vecinos con la música alta que procedente de sus reproductores portátiles con altavoz.

Comentarios