martes 30/11/21
SUCESOS

La denuncia de un empresario de Santander destapa una organización especializada en estafas por Internet

La Guardia Civil ha detenido en Murcia y Almería a cinco personas, a las que se les imputa además delitos de tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas.

Material incautado por la Guardia Civil a la organización especializada en estafas por Internet
Material incautado por la Guardia Civil a la organización especializada en estafas por Internet

La Guardia Civil ha detenido en Murcia y Almería a los cinco responsables de una organización criminal especializada en estafas a través de Internet. La investigación se inició tras una denuncia interpuesta en Santander por un empresario que había sido víctima de una estafa en la compra de maquinaria industrial.

Los arrestados son cuatro españoles y un ucraniano a los que se les imputa la presunta comisión de delitos de estafa, tenencia ilícita de armas, tráfico de drogas y a tres de ellos también delitos contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos de otros.

En la operación se ha practicado un arresto en Murcia y el registro en una vivienda de Playa Honda-Cartagena, donde los investigadores se han incautado de material informático, teléfonos móviles, tarjetas de crédito y diversa documentación.

Además, según informa la Guardia Civil, el máximo responsable de esta estructura criminal tenía más de 100 señalamientos de búsqueda y/o detención por parte de diferentes juzgados.

El máximo responsable de esta estructura criminal tenía más de 100 señalamientos de búsqueda y/o detención por parte de diferentes juzgados

A mediados de junio de 2015, el Grupo de Delincuencia Económica y Tecnológica (GDET) de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cataluña inició la investigación 'Platforms' como consecuencia de una denuncia interpuesta en Santander por un empresario que había sido víctima de una estafa en la compra de maquinaria industrial.

Las primeras pesquisas de los agentes determinaron que la cuenta bancaria donde el empresario había ingresado el dinero de una supuesta compra por Internet se había abierto en una entidad bancaria de Barcelona por un vecino de esta ciudad.

A medida que avanzaba la investigación de este caso, los agentes comprobaron que no se era algo aislado, sino que era uno más de un fraude masivo en el que varias personas, en numerosas provincias de la geografía española, también habían sido estafadas en transacciones relacionadas con compras de maquinaria industrial a través de Internet.

El grupo criminal estaba perfectamente jerarquizado y cada uno de sus miembros contaba con misiones y responsabilidades claramente definidas en la ejecución de los delitos que cometían.

En cuanto a las estafas se refiere, insertaban numerosos anuncios falsos en páginas webs de venta de productos de segunda mano, ofertando maquinaria industrial a precios francamente atractivos.

Para canalizar las comunicaciones con los futuros compradores que finalmente eran estafados utilizaban teléfonos de prepago preactivados y correos electrónicos creados para consumar las estafas.

Para dar apariencia real a la supuesta compraventa remitían facturas proforma al comprador (futuro estafado) con el logotipo de empresas reales del sector y que, obviamente, nada tenían que ver con estas actividades.

Los detenidos usaban los nombres ficticios de dos supuestas empresas denominadas Macacer y Construyer

Los detenidos usaban los nombres ficticios de dos supuestas empresas denominadas Macacer y Construyer, pero a las que incorporaban el NIF de empresas reales del sector, entre ellas Ordenata Servicio Técnico de Almansa y Maquinaria de Cáceres S.L., ambas ajenas a los hechos delictivos, pero que se han visto afectadas al creer algunas víctimas que tenían relación con la estafa.

De forma paralela, otros miembros de la organización tenían instrucciones de abrir cuentas bancarias en diferentes entidades y provincias para dificultar su rastreo. Era en estas cuentas donde se indicaba a las víctimas que debían ingresar el dinero acordado, previamente a la recepción del producto que creían haber adquirido y en algunas ocasiones se les exigía un adelanto del precio final.

También utilizaron para cobrar las estafas a personas interpuestas, denominadas en el argot delincuencial 'mulas', encargadas de abrir las cuentas bancarias a cambio de un porcentaje del beneficio obtenido en la operación ilícita.

La Guardia Civil también pudo averiguar que el líder de la organización utilizaba al menos dos nombre falsos para contactar con sus víctimas y realizar las operaciones delictivas: 'David Carrión' y 'Ángel Salazar'. Esta persona tenía señalamientos de búsquedas y detenciones por más de cien juzgados en España.

En los registros efectuados por la Guardia Civil, en relación con los delitos de estafa ha sido incautado gran cantidad de material informático, teléfonos móviles y documentación.

También se han intervenido pasamontañas, máscaras, rodilleras, grilletes, una pistola detonadora modificada para dar apariencia real, una pistola táser, machetes de gran tamaño, tres hachas y un puño americano, efectos cuyo uso en otra tipología de posibles actividades ilícitas está investigando la Guardia Civil.

En uno de los registros fue decomisada cartuchería de diferente calibre y sustancias estupefacientes: 38 gramos de anfetamina y productos para el 'corte' de drogas, además de una báscula electrónica usada habitualmente para el pesaje y dosificación de la mercancía para su venta.

Incidentes en Murcia

La Guardia Civil imputó a tres de los detenidos la supuesta comisión de delitos contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos de otros, como consecuencia de su supuesta responsabilidad en el sabotaje de la procesión de Semana Santa de la localidad de La Aljorra (Cartagena).

El día 25 de marzo, sobre las 22:00 horas, unos individuos lanzaron entre 25 y 30 canicas de cristal, tamaño 'bolo', contra la procesión que en esos momentos recorría la localidad.

La procesión tuvo que ser suspendida momentáneamente y algunas personas resultaron heridas por los impactos de las bolas

La procesión tuvo que ser suspendida momentáneamente y algunas personas resultaron heridas por los impactos de las bolas, entre ellos un niño de cinco años de edad, que comenzó a sangrar abundantemente por la cabeza y que tuvo que ser evacuado a un centro hospitalario.

Las diligencias e investigaciones de este caso fueron seguidas por el puesto de la Guardia Civil de El Albujón, cuyos agentes lograron identificar a los supuestos responsables de esta agresión, si bien no se pudo proceder a su detención al encontrarse en paradero desconocido desde ese momento.

Finalmente, en el curso de la investigación por estafa seguida por el Grupo de Delincuencia Económica y Tecnológica de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cataluña se determinó que algunos de los miembros del grupo desarticulado eran los responsables del suceso ocurrido en La Aljorra, identificados en su día por los efectivos del Puesto de la Guardia Civil de El Albujón.

Al margen de los hechos ocurridos en esta localidad murciana, la Guardia Civil no descarta que se produzcan nuevas detenciones de otros integrantes de este grupo organizado dedicado a la realización de estafas por Internet.

Comentarios