jueves 2/12/21

Los delitos descendieron en Cantabria un 1,7% durante el primer trimestre de 2021, si bien las tentativas de homicidio o asesinato se incrementaron un 250% respecto a los tres primeros meses de 2020 (al pasar de 2 a 7), y los delitos contra la libertad y la indemnidad sexual subieron un 88,9% (de 18 entre enero y marzo del pasado año a 34).

Así se desprende del Balance de Criminalidad de los tres primeros meses del año hecho público este miércoles por el Ministerio del Interior que destaca que, con ese descenso del 1,7%, la Comunidad Autónoma registra la séptima tasa de criminalidad más baja de España, con un índice de 28,3 delitos por cada 1.000 habitantes. Esta tasa es la más baja de Cantabria en los últimos 11 años.

Con respecto a los datos de los tres primeros meses de 2020, las infracciones penales conocidas bajaron un 1,7%, al pasar de las 4.190 entre enero y marzo del pasado año a las 4.117 de 2021. El descenso registrado se debe fundamentalmente a la reducción de delitos como los robos con violencia o intimidación, que se redujeron un 40%; los robos con fuerzas en las cosas, que bajaron un 38,2%; los hurtos, que cayeron un 27,3% o los malos tratos en el ámbito familiar, con un descenso del 23,9%.

DATOS

La tasa de criminalidad en Cantabria le sitúa como una de las comunidades más seguras de España, solo por detrás de Extremadura (23,2), Asturias (23,7), La Rioja (24,6), Castilla y León (27), Aragón (27,2) y Galicia (27,5).

Con una tasa de 28,3 delitos por cada 1.000 habitantes, Cantabria se encuentra 8 puntos por debajo de la tasa de criminalidad del conjunto del país, que es de 36,3 infracciones penales por cada 1.000 habitantes.

El número total de infracciones penales en Cantabria durante los tres primeros meses de 2021 fue de 4.117, lo que supone 73 delitos menos (- 1,7%).

Los delitos contra el patrimonio (robos, hurtos, estafas, sustracciones de vehículos, daños, etcétera) fueron los más numerosos durante el primer trimestre con 2.917 pero, pese a ello, se redujeron un 1,6% respecto al primer trimestre de 2020. Dentro de este tipo de delitos destaca el aumento de las estafas, con un incremento del 73,7% en general y del 133,3% en las bancarias por uso inadecuado de las compras online.

Mientras, los robos con fuerza en las cosas descendieron un 38,2%, destacando las caídas de los robos en establecimientos (-63,4%), vehículos (-31,5%) y domicilios (-26,1%).

Además, entre enero y marzo, se conocieron por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad 372 delitos contra las personas, un 17,5% menos que en esos tres meses de 2020. No obstante, se registraron siete tentativas de homicidios dolosos/asesinato incrementándose este tipo delictivo un 250% respecto al primer trimestre del pasado año.

Respecto a los delitos contra la libertad, hubo 388 en el primer trimestre (+35,2%) y, en cuanto a los delitos contra la libertad sexual, se incrementaron un 88,9 por ciento, al pasar de 18 a 34, de los cuales cinco fueron agresiones sexuales.

Se redujeron también los delitos por malos tratos en el ámbito familiar, dentro de los que se incluye la violencia de género, con un descenso del 38,5 por ciento, con 16 hechos delictivos conocidos en el primer trimestre.

Otros dos ámbitos de infracciones penales destacados son los delitos contra el tráfico de drogas, que pasaron de 31 a 27, con un descenso del 12,9%; y los delitos contra la seguridad vial, que experimentaron un descenso del 20,7%, con 146 hechos conocidos frente a los 184 del primer trimestre de 2020.

Por todas las infracciones penales del primer trimestre, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (Policía Nacional, Guardia Civil y policías locales) han detenido y/o investigado a 976 personas y han esclarecido 1.854 delitos.

DATOS MUNICIPIOS MAYORES DE 30.000 HABITANTES

El Balance de Criminalidad recoge los indicadores de seguridad de los municipios mayores de 30.000 habitantes (se tiene en cuenta la población empadronada y no la vinculada), que en el caso de Cantabria son Santander, Torrelavega, Camargo, Castro Urdiales y Piélagos.

En Santander, se cerró el primer trimestre de 2021 con una tasa de criminalidad de 30,2 infracciones penales por cada 1.000 habitantes, la más baja en los últimos once años, al igual que ocurre con la tasa regional. En la capital cántabra, el total de infracciones penales conocidas descendió un 8,5% frente a los tres primeros meses del pasado año.

Mientras, en Torrelavega la tasa de criminalidad se sitúa en 30,9, y las infracciones penales conocidas descendieron un 6,7%. En el caso de Camargo, la tasa de criminalidad fue de 33,5 infracciones penales por cada 1.000 habitantes y el descenso de los delitos conocidos del 15,2%.

En Castro Urdiales, la tasa de criminalidad se situó en 44,1 y las infracciones penales conocidas aumentaron un 17,3%. Finalmente, Piélagos ha cerrado el primer trimestre con un tasa de criminalidad de 24 infracciones penales por cada 1.000 habitantes y los delitos conocidos se han incrementado un 0,7%.

Comentarios