domingo 5/12/21

En cualquier ciudad es habitual ver junto a los contenedores de basura objetos y elementos que, por su volumen, se dejan fuera para que el servicio los recoja. Pero un lector ha puesto el foco en algo encontrado en Miengo que nada tiene que ver con eso. De hecho, la primera lectura, a simple vista, es que la cultura se ha tirado a la basura.

En la imagen, junto a un contenedor de este municipio cántabro, se puede ver una caja llena de libros listos para ser lanzados en algún camión de la basura. Pero como nos señala este lector, los libros pueden tener muchas vidas. “Los libros no se tiran, hay bibliotecas”, recuerda.

Comentarios