viernes. 19.08.2022

Los pescadores cántabros han iniciado la costera de la anchoa, una de las más importantes del año para el sector, con capturas, pero de "pequeño" tamaño, y en consecuencia los precios en la lonja también están siendo "bajos".

La pesquería arrancó el martes con un Total Admisible de Capturas, de 25.258 toneladas para todo el Cantábrico Noroeste, y las expectativas del sector de agotar ese TAC. Así lo ha manifestado a Europa Press el presidente de la Cofradía de Laredo y nuevo representante de la Federación en la región, César Nantes, quien no tiene las mismas perspectivas en materia de precio.

"No confío en que vaya a ser mayor que el del año pasado", ha expresado, para recordar que vienen cayendo durante los últimos tres ejercicios. De momento, en las dos primeras jornadas se ha capturado según "lo esperado": bocarte "pequeño" -"como suele ser en marzo"-, por el que el precio que se está pagando "lógicamente es bajo". Estos ejemplares, no aptos para las conserveras de anchoa, se han pagado en la lonja de Laredo a una media de 1,05 euros el kilo el martes y a unos 70 céntimos este miércoles, cuando han acudido más barcos a faenar y, por tanto, las capturas y subastas han sido mayores.

"A más capturas y pesca pequeña, el precio baja", ha resumido Nantes, que ha recordado que aunque la pesquería de 2022 finaliza el 30 de noviembre, el 90% del TAC se puede consumir en el primer semestre -hasta el 30 de junio- y en el segundo el 10% restante. Para finalizar, ha indicado que el año pasado las cuotas permitidas se agotaron el 31 de mayo y el 12 de agosto.

Comentarios