jueves 20/1/22

El impacto de la crisis del coronavirus en España es la principal preocupación de los españoles, tanto por sus consecuencias económicas como de salud. Supera, según el último barómetro del CIS, al paro. Su efecto en el empleo ya se ha visto a lo largo de las semanas de desescalada de las medidas de confinamiento. Y ahora que entramos en la nueva normalidad, en pleno verano, toca dirigir la mirada al turismo. La macroencuesta del CIS publicada este miércoles ha confirmado lo que ya se preveía por diferentes organismos, y es que el turismo, sobre todo el extranjero, va a ser uno de los sectores más afectados este verano.

El barómetro arroja un contundente porcentaje en las intenciones de los españoles de irse de vacaciones. El 65,7% asegura que no va a irse a ningún sitio, y solo el 27,2% se muestra partidario de cogerse vacaciones, la mayoría de ellos más de dos semanas. Pero los grandes perjudicados, sin duda, serán los viajes al extranjero. La incertidumbre ante la situación de la pandemia hace que el 90% de los que sí tienen pensado viajar lo vayan a hacer en España, y solo el 6% salgan de las fronteras nacionales.

Eso sí, lo que no va a cambiar es el tipo de turismo que se va a realizar. Aunque sea mínimo, más de la mitad de los que tienen idea de viajar lo harán a localidades costeras, un 24,6% a municipios rurales y poco más del 13% a una ciudad interior. Y la mayoría, además, irán a sus segundas residencias (27,8%) o a hoteles (26,3%). Por tanto, es evidente que lo que se va a buscar este verano seguirá siendo el turismo de sol y playa.

La pandemia también incide en el tipo de transporte a utilizar. El vehículo particular se convierte, con mucha diferencia, en el preferente de los que van a moverse este verano, un 82,9%, quedándose el avión en un 13% y, lejos de ellos, el resto de vehículos.

Comentarios