martes 3/8/21
TRIBUNALES

Condenado a dos años por abusar de una mujer que no lo impidió porque entró en shock

Sala de Vistas de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria, en el complejo judicial de Las Salesas, en Santander
Sala de Vistas de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria, en el complejo judicial de Las Salesas, en Santander

La Audiencia Provincial de Cantabria va a condenar a dos años de cárcel a un hombre que abusó de una mujer con la que quedó a través de una aplicación de citas en el domicilio de ella, quien si bien no estuvo de acuerdo con las prácticas sexuales no las impidió por hallarse "bloqueada y en estado de shock".

"Estoy arrepentido", ha manifestado este jueves el acusado en el juicio contra él, celebrado en la Sección Tercera de la AP con acuerdo de las partes y en el que ha reconocido los hechos y se ha mostrado conforme con la pena solicitada por un delito de abusos sexuales.

La vista se ha desarrollado en base al escrito consensuado entre el fiscal, la acusación particular -ejercida por la víctima- y la defensa, que se han puesto de acuerdo tanto en la calificación de los hechos como en la condena interesada. Y se han comprometido además a no recurrir el fallo cuando se dicte, por lo que la sala ha decretado ya la firmeza del mismo.

Así, al ser un procedimiento de sumario ordinario, se ha renunciado a la prueba pericial, y el interrogatorio al procesado se ha limitado al reconocimiento de los hechos y a la conformidad con la pena reclamada. "Estoy arrepentido", ha manifestado al finalizar la sesión, que ha quedado vista para sentencia.

Tras mantener diversas conversaciones "de naturaleza sexual" acordaron encontrarse en el domicilio de ella

Según el escrito del ministerio público, al que se han adherido los dos abogados, el hombre contactó con la mujer a través de una aplicación de citas y tras mantener diversas conversaciones "de naturaleza sexual" acordaron encontrarse en el domicilio de ella.

Una vez allí, mientras la víctima le enseñaba la vivienda, él, "con ánimo libidinoso, le metió la mano bajo la ropa, llegando a meterle el dedo en la vagina".

La mujer se quedó "paralizada" por esa acción, que "no había consentido", momento en que el acusado la condujo primero al dormitorio, donde se desnudó, y después al baño, donde tras "intentar que ella le hiciese una felación, la penetró vaginalmente".

Todo ello, según la Fiscalía, sin que la mujer "lo impidiese pese a no estar de acuerdo con tales prácticas sexuales, por hallarse bloqueada y en estado de shock".

Tras los hechos, el hombre reconoció lo sucedido, mostró arrepentimiento y pidió perdón a la víctima, a la que indemnizó antes del juicio con 36.000 euros.

Así, se han tenido en cuenta las circunstancias atenuantes de reparación del daño y confesión, por lo que las partes acordaron una condena de dos años de prisión y prohibición de comunicarse y acercarse a la mujer durante cinco.

También solicitaron para el procesado una medida de libertad vigilada durante cinco años y que se le inhabilite para profesión u oficio que conlleve contacto regular y directo con menores por el mismo periodo de tiempo, tal y como se dictará en la sentencia, que será firme.

Comentarios