miércoles 25/5/22

La lluvia es el fenómeno meteorológico más habitual en el invierno en España y la conducción por carretera bajo este fenómeno supone un peligro añadido. La DGT proporciona las principales pistas para afrontar una conducción bajo la lluvia con seguridad y también cómo actuar si se produce –por ejemplo, por acumulación de agua en la calzada– el temido acuaplanin.

Cuando llueve, el riesgo de sufrir un accidente aumenta hasta un 70% según varios estudios. Con el asfalto mojado, la adherencia de los neumáticos es menor y necesitamos más metros para detener nuestro vehículo. Así, cuando llueva mientras conduce, use el alumbrado de cruce, aumente la velocidad del limpiaparabrisas en los adelantamientos, amplíe la distancia de seguridad y encienda la calefacción para evitar que los cristales se empañen.

Además, antes de empezar a circular, asegúrese que sus neumáticos están en buen estado comprobando el desgaste de las ranuras principales de la banda de rodadura. Y si entra en aquaplanin -los neumáticos no pueden desalojar el agua del firme por desgaste, baja presión o velocidad excesiva-, sujete el volante con fuerza, no frene a fondo y cuando note que recupera la adherencia, corrija la trayectoria suavemente.
 

Comentarios