miércoles 18/5/22

Ciudadanos Cantabria ha pedido la dimisión de la consejera de Sanidad, la socialista María Luisa Real, o su cese por parte del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, al igual que han solicitado ya PP y Podemos.

El partido naranja, que también ha anunciado que de forma paralela estudiará la reprobación de la consejera, ha hecho pública su postura este sábado, a raíz de las irregularidades denunciadas en las adjudicaciones del Servicio Cántabro de Salud y tras analizar el expediente informativo encargado y realizado en el seno de la Consejería, que concluye que hubo errores, como un fraccionamiento "indebido" de contratos.

"Incidencias" que "se pueden convertir en irregularidades serias y alguna puede tener carácter delictivo", según ha apuntado el portavoz autonómico de Cs, Félix Álvarez, en una rueda de prensa ofrecida junto al parlamentario regional, Rubén Gómez.

Así las cosas, y teniendo en cuenta que Real ha dicho que no va a dimitir y que el jefe del Ejecutivo PRC-PSOE se ha negado por el momento a cesarla, Cs también estudiará la posibilidad de reprobar a la consejera de Sanidad.

Tras recalcar que el informe admite que hubo "irregularidades" -aunque de índole administrativo, no ilegal, según defienden en el bipartito- el diputado nacional considera que que la consejera tiene que dimitir de forma "inminente" o ser cesada por el presidente, al que Álvarez ha pedido que "actúe como tiene que actuar".

"No nos gusta lo que hace. No nos gusta cómo lo hace", ha manifestado el portavoz de Ciudadanos, para quien la titular de Sanidad ha afrontado y manejado este asunto "de la peor forma posible", hasta el punto -ha recordado- de que se han producido dos dimisiones en la cúpula del SCS: la del director gerente del servicio, Julián Pérez Gil, y la del subdirector de Gestión Económica, Javier González.

En este sentido, Álvarez ha afeado a Real su "dejadez", que ha sido "absoluta", en esta "truculenta historia", que también ha tildado de "culebrón". Entre otras cosas, ha criticado que desde que se conocieron los hechos denunciados la consejera tardó "un mes" en "dar la cara", así como que no quisiera remitir "en tiempo y forma" el expediente a la Cámara para que sea estudiado por los grupos parlamentarios. "Ha procurado ocultar la información que le habíamos pedido", ha sostenido, a la par que ha acusado a Real de haber "mentido".