martes 24/5/22

Los servicios de acogida de Cruz Roja están atendiendo en Cantabria a 152 personas desplazadas por la guerra en Ucrania, la mayoría llegadas con sus hijos, y unas 100 familias de la región se han ofrecido para acoger a los menores, según datos del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS).

Además, el número de teléfono habilitado por el Gobierno de Cantabria para ofrecer ayuda a desplazados, familiares y voluntarios, el 649 457 454, ha atendido ya 275 llamadas y 40 mensajes; mientras que las cuentas bancarias puestas a disposición han recibido 49 donaciones que suman en total 6.344 euros.

Se ha escolarizado a 33 niños ucranianos en centros escolares de 10 municipios de la región

Asimismo, la Dirección General de Cooperación al Desarrollo se ha comprometido a dar respuesta a las peticiones remitidas, por un lado, desde los servicios sanitarios -el Servicio Cántabro de Salud (SCS), Atención Primaria y Salud Pública-, que han pedido un servicio de traducción para facilitar la asistencia a estas familias; y por otro, desde Educación, que demanda auxiliares de lengua para los menores que se han incorporado en las aulas. En concreto, hasta el momento se ha escolarizado a 33 niños ucranianos en centros escolares de 10 municipios de la región.

Estos datos los ha facilitado este jueves en rueda de prensa el vicepresidente cántabro y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte -departamento del que depende la Dirección General de Cooperación-, Pablo Zuloaga, tras celebrarse ayer la reunión semanal de coordinación sobre la gestión de la ayuda humanitaria para Ucrania, en la que participaron técnicos de Sanidad, de Educación, de Servicios Sociales y de la Delegación del Gobierno, así como representantes de la Federación Cántabra de Municipios y de ONGs que coordinan los programas de acogida.

Además, el vicepresidente se reunirá hoy con el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, para atender la crisis humanitaria y la posible adopción de más medidas, como ampliar los espacios habilitados para la llegada institucional de personas desplazas también a aquellas que están llegando por vías no institucionales.

Como ha explicado Zuloaga, este Ministerio está trabajando en un nuevo sistema de acogida mediante el que pretende coordinar y gestionar una bolsa de familias que quieran acoger a los desplazados por la guerra en Ucrania, y serán mediadores sociales los que verificarán la idoneidad de los voluntarios y viviendas.

Asimismo, ha indicado que el Gobierno cántabro "no ha podido sumarse" a las donaciones de ayuda humanitaria que están haciendo varios ayuntamientos y entidades porque "no ha podido certificarse con todas las garantías" la llegada al destino correcto. Esto, ha aclarado, "no quiere decir que el material no llegue a donde se pretende", pero para que el Ejecutivo pueda colaborar "requiere el aval de las instituciones" en esos puntos de recogida, algo que ya ha reclamado por vía urgente al Consulado de Ucrania.

Comentarios