miércoles 8/12/21
MEDIO AMBIENTE

Cartes Sí Puede denuncia el vertido de aguas fecales en el Besaya junto a una zona de baño para niños

El equipo de Gobierno del PSOE no reconoce la urgencia de abordar este “presunto delito contra la Salud Pública” en el pleno municipal de julio y obliga a retrasarlo a septiembre.

El Ayuntamiento está cobrando por duplicado el canon de agua residual por un “servicio inexistente” dado que las depuradoras no están operativas.

Depuradora de agua sin funcionamiento próxima a una zona de baño para familias
Depuradora de agua sin funcionamiento próxima a una zona de baño para familias

La formación municipal Cartes Sí Puede ha denunciado a través de varias vías administrativas el vertido de aguas pluviales y fecales de los residentes en el municipio al río Besaya. Un vertido que, según ha podido saber este diario, ha sido llevado al pleno municipal de julio para abordar la urgencia del problema y poner fin a los riesgos a los que, a tenor de lo explicado por la formación, se enfrentan las familias y los niños, y que no ha salido adelante por la oposición del equipo de Gobierno.

La moción presentada por la portavoz del grupo municipal, Elvira Suárez, señala que las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) de Cartes y Riocorvo, entre otras, no están operativas, lo que en la práctica está suponiendo el vertido al río de estos residuos sin ningún tipo de saneamiento o depuración, muchos de ellos procedentes de nuevas construcciones y de naves situadas en el polígono industrial de Molladar.

La situación se agrava porque el Ayuntamiento de Cartes, dirigido por el socialista Agustín Molleda, ha animado a la población a bañarse en una zona denominada ‘La Playuca’, ubicada “a escasos 300 metros de uno de estos colectores que vierten aguas residuales”. Según denuncia Cartes Sí Puede, tanto el equipo de Gobierno como los técnicos municipales “son conscientes de esta situación y de las graves consecuencias tanto para la salud pública como para el medio ambiente”.

Las EDAR de Cartes y Riocorvo, entre otras, no están operativas, lo que en la práctica está suponiendo el vertido al río de estos residuos sin ningún tipo de saneamiento o depuración

En este sentido, ha criticado que el equipo de Gobierno de Molleda ha permitido tres actuaciones en la zona por más de medio millón de euros que, según la formación, “no es que no consideremos importantes”, pero no tan urgentes como el vertido.

Ante la iniciativa de la formación municipal, la respuesta del Pleno ha sido la de rechazar la urgencia de iniciar las actuaciones que pongan fin a esta situación. Con los votos en contra de PSOE y La Unión, y la abstención de PRC, Cartes Sí Puede ha visto cómo se rechazaba una moción en la que, entre otras cosas, se pedía al Ayuntamiento que anuncie “los riesgos para la salud que podrían derivarse del baño en las zonas afectadas”.

En declaraciones a este medio la portavoz de la agrupación municipal ha explicado que su intención es volver a llevar esta problemática al próximo pleno, que se celebrará en septiembre.

Doble imposición

Con todo, la denuncia de la agrupación municipal no se limita solamente a estos vertidos, que según palabras de Suárez están convirtiendo el Besaya “en un estercolero”. En su moción también se denuncia la “doble imposición” que a su juicio están soportando los vecinos de Cartes por un servicio que ni siquiera están disfrutando.

En dicha iniciativa la formación explica que la Ordenanza Reguladora de la tasa por el alcantarillado, aprobada en noviembre de 2008, obliga a los vecinos a pagar este impuesto, y a ella se ha sumado desde enero de 2016 el canon de agua residual a quienes realicen el consumo de agua, todo por un servicio que ni siquiera está en funcionamiento dado que las depuradoras no están en funcionamiento. “Doble imposición por un servicio inexistente”, se explica en la moción.

En este sentido, Cartes Sí Puede insta al Ayuntamiento a “comprobar todos los recibos donde se ha cobrado este canon por un servicio inexistente y a ejecutar la devolución del dinero que se pudiera haber cobrado a los vecinos afectados”, todo ello con carácter retroactivo desde el momento en que se ha empezado a cobrar por este servicio de saneamiento que no reciben.

Imagen del vertido que llega al Besaya procedente de la zona industrial de Molladar

El Gobierno regional confirma el vertido

La denuncia realizada por la formación municipal en el pleno ha estado precedida de una petición de información por parte de Cartes Sí Puede al Gobierno de Cantabria sobre dichos vertidos. La respuesta, a la que ha tenido acceso este diario, confirma “la existencia de un vertido de aguas residuales en la zona denunciada”, que por otro lado tiene “programada su eliminación” dentro de la actuación del Plan General de Abastecimiento y Saneamiento aprobado en mayo de 2015.

Sin embargo, y como la propia comunicación efectuada por la Subdirección General de Aguas detalla, “no es posible establecer una fecha aproximada en la cual se pueda acometer la actuación”. Por otro lado, sí señala que se han establecido “conversaciones técnicas” con el Consistorio para evaluar la posible actuación.

La respuesta, como ha explicado Suárez, ha generado a su vez nuevas dudas sobre la posible solución a estos vertidos, por lo que la formación ha remitido otro escrito al Gobierno regional que todavía no tiene respuesta. Asimismo, ha puesto en conocimiento de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico esta situación.

La portavoz de Cartes Sí Puede ha revelado además nuevos vertidos procedentes de la zona industrial próxima al polígono de Molladar. Según ha explicado, un caudal de color rojo baja hasta el Besaya, algo que ya ha puesto en conocimiento del Seprona, que se ha hecho cargo del problema.

Comentarios