martes 27/7/21
TRÁFICO

Cuatro carreteras de Cantabria acumulan 14 de los 500 tramos más peligrosos de España

Un punto de la carretera N-634 a la altura de Castro Urdiales | Foto: Google Maps
Un punto de la carretera N-634 a la altura de Castro Urdiales | Foto: Google Maps

Cantabria tiene 14 de los 500 tramos de carretera más peligrosos de España, concentrados además en cuatro vías nacionales. Se trata de la N-634, con cinco tramos (138, 260, 255, 238 y 247), la N-611, con cuatro tramos (146, 126, 130 y 189), N-621, con tres tramos (138, 146 y 123) y N-623 con dos tramos (93 y 99).

El tramo de carretera convencional más peligroso está en el km. 245 de la N-2, en la provincia de Zaragoza

En todo el país, el tramo de carretera convencional más peligroso está en el km. 245 de la N-2, en la provincia de Zaragoza, con un índice de peligrosidad de (IPM) de 6.523,2, una cifra que supera en 686 veces la media nacional.

No obstante, el km. 12 de la A-55, situado a la altura de Mos, en Pontevedra, se sitúa como el tramo que contabiliza más accidentes (108) y víctimas (194) de la Red de Carreteras del Estado, si bien este tramo no aparece entre los 500 más peligrosos porque ha mejorado su índice de peligrosidad respecto a periodos anteriores.

Estos son los resultados de un informe de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que analiza la peligrosidad de la Red de Carreteras del Estado en el quinquenio 2015-2019, a partir de los últimos datos disponibles del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

El informe destaca también el km. 0 de la autovía A77a, en Alicante, con 100 accidentes y 128 víctimas, así como el situado en el km. 17 de la autovía T-11, en Tarragona, con 95 accidentes y 155 víctimas.

El km. 12 de la A-55, situado a la altura de Mos, en Pontevedra, se sitúa como el tramo que contabiliza más accidentes y víctimas

Con respecto a las autopistas de peaje, AEA destaca en su informe que se trata de las infraestructuras más seguras para circular, si bien en el periodo analizado 2015-2019 aún se han localizado 100 tramos de autopistas con índices de peligrosidad cuatro veces superior a la media nacional (5,9), en los que se han registrado 641 accidentes y 1.046 víctimas, la mayoría de ellos de carácter leve (988), frente a los 1.064 accidentes y 1.576 víctimas contabilizados en los 50 tramos de autopistas que se analizaron en el informe anterior.

El km. 20 de la AP-41, en la provincia de Toledo, es el tramo de autopista de peaje que tiene el mayor índice de peligrosidad (242,2), superando 43 veces el índice nacional medio. Sin embargo, el tramo que más accidentes y víctimas ha contabilizado en el quinquenio analizado es el tramo situado en el km. 146 de la AP-7, en Barcelona, con 95 accidentes y 161 víctimas, la mayoría heridos leves (159), que sigue ostentando el récord nacional.

ÍNDICE DE ACCIDENTES

El informe destaca que en el quinquenio analizado (2015-2019) el Índice de Peligrosidad Medio (IPM) de la Red de Carreteras del Estado ha disminuido un 3% respecto al quinquenio anterior (9,5 frente a 9,8). Sin embargo, se han detectado más tramos que superan en más de diez veces ese índice, pasando de 180 a 500, en los se han contabilizado 1.685 accidentes y 2.523 víctimas, la mayoría de ellos heridos leves.

En la selección de los tramos más peligrosos de España, AEA ha tenido en cuenta los tramos de un kilómetro de carreteras de la Red del Estado (RCE) con un Índice de Peligrosidad Medio en los cinco últimos años igual o superior a 100. Es decir, tramos de carretera que al menos tuvieran un índice de peligrosidad diez veces superior al de la media nacional (el IP medio en las carreteras en 2019 fue del 9,5).

RED DE CARRETERAS DE ALTA CAPACIDAD

Por otro lado, según recoge el informe de AEA, España cuenta en la actualidad con una red de 165.624 kilómetros de carreteras, de los cuales 26.403 kilómetros están gestionados por la Administración Central (soportando más del 53% del tráfico total del país); 71.313 kilómetros dependen de las Comunidades Autónomas (con el 42% del tráfico) y 67.908 de las Diputaciones y Cabildos (con el 5%).

Además, existen otros cerca de 490.000 kilómetros de carreteras interurbanas gestionadas por los Ayuntamientos y otros organismos, a los que hay que añadir un entramado de viarios y servidumbres que dan servicio a los 8.000 kilómetros de costa y los 130.000 kilómetros de riberas fluviales.

De la totalidad de la red, 17.228 kilómetros son vías de gran capacidad (autopistas de peaje, libres y autovías y vías de doble calzada), siendo España el país que dispone de una mayor longitud de este tipo de vías de toda la UE, seguido por Alemania, con cerca de 13.000 kilómetros.

Comentarios