domingo 18/4/21
LIBRO DIGITAL

Capítulo 7. Galizano, el reposo del guerrero

Ya estábamos allí, llegando a la tierra prometida, al remanso de paz, y donde nos esperaban unas horas de descanso, tocaba saborear la tortilla de la abuela, los pimientos de la huerta, el bocadillo de chorizo del pueblo con el pan recién horneado del obrador de Galizano…

Ya lo decía algún sabio “nada sabe mejor, que el agua al sediento, el alimento al hambriento, y el descanso al exhausto”. Durante este reposo de los caminantes, y después de dar buena cuenta de estas viandas, regadas con vinos de la zona, y el cafecito del bar del pueblo, todo ello aderezado con los comentarios de las anécdotas de la jornada, y el recuento de ampollas…

Es curioso el comportamiento humano, como personas que deberían estar aquí por ser afectadas directamente, pasan olímpicamente, y para justificar su falta de compromiso y ayuda, siempre sueltan aquello tan nuestro, de “total no va a servir para nada”, y estos son los más inofensivos, los hay con muy mala leche que ponen la inquina de su propia frustración para señalar a los demás, con un “lo hacen porque les gusta, no tienen otra cosa que hacer”, o incluso algo más indignante “algo sacarán …para ellos”

Ese es el veneno más nocivo con el que tiene que saber convivir una organización, el que viene de dentro, hay que hacer un verdadero esfuerzo para mirar hacia otra parte, y ver lo mucho positivo y que tenemos a nuestro alrededor, eso es la mejor vacuna contra el lado oscuro de la vida.

Personas que superan ampliamente los 80 años y haciendo camino, enseñando que la edad no es excusa cuando la ilusión todo lo puede, y aunque, por naturaleza, el cansancio hace mella, y hay que ayudarles, su mensaje ha impregnado nuestras conciencias, los que tienen situaciones de limitaciones físicas e incluso psíquicas, este mundo de sufrimientos ha dejado huellas muy profundas.

Tumbado en la hierba de esa campa junto a los viejos muros de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción centro de reunión del pueblo, allí mirando hacia un cielo azul, sin una sola nube, se siente la calma que tanto nos falta muchas veces, esa paz interior que desde tantos frentes nos la han torpedeado, que ¡la lista de agravios serían interminables!

El tiempo va pasando, metido en reflexiones y dejándose envolver por los brazos de Morfeo, que el calor de julio y la digestión están haciendo sus efectos, y la somnolencia se va apoderando de uno. Entre tanto, porque la vida sigue su curso, y nosotros poca cosa somos, para tantos personajes que dentro de las instituciones miran para otro lado, o disfrutan en las playas con amigos y familias, mientras otros caminan bajo un sol de justicia, pidiendo la misma..

foto-3

Tuvimos la suerte de que al menos los medios de comunicación no nos dejaron solos, ellos no se olvidaron y dieron cobertura a nuestra  situación a nuestras marchas por los caminos de Cantabria, el centro regional de TVE nos acompañaba en esa subida al Alto de Ajo, y luego hacía entrevistas a los familiares, cuando estábamos en Galizano. 

Los periódicos mandaban a sus redactores: El Diario Montañés, con Roberto Alonso e Iñigo Fernández en las primeras marchas; memorable aquel artículo de “techos de papel” inspirador del título de este libro, luego vendrían los de Irma Cuesta, Consuelo de la Peña, Dani, Mariña, Alberto Santamaría,... y siempre el apoyo de Manuel Ángel Castañeda; también estaba el Alerta con las inolvidables colaboraciones de Gonzalo  y de, Lola; sin olvidar en El Mundo en Cantabria a Leticia García y su artículo “AMA conquista Europa”, al que dedicaremos una capítulo en este libro ¡qué hermosos recuerdos!; en El Correo, Josu García hizo el primer artículo sobre AMA, y también estuvieron Sonsoles  y Javier. Después vendrían los digitales y ElDiarioCantabria.es donde incluso su director, Luís Barquín,  realizó la marcha con nosotros y las entrañables entrevistas de Miki.

Y tantas y tantas emisoras de radio: recordar a los amigos de la SER, Tamara, Marian, Pedro y Fermín…; a los de la COPE, Inés, Gerardo Sesniega...; a los de Radio Nacional, Nekane, Juan Carlos, Pedro…; a los de Onda Cero, Alicia; Radio Teiba con Pelayo López; y a los de otras más cercanas cómo Radio Santoña, y las entrevistas con Gema y a Radio Meruelo con Alfredo… 

Y muchos más medios y periodistas más, que ahora mismo no me vienen a la memoria, y a los que, les pido perdón por ello, porque, si de algo estamos seguro en AMA, es de que, si tenemos futuro, si tenemos alguna posibilidad de que se nos haga justicia, sin ninguna duda, se lo deberemos también a todos ellos; por lo tanto, para todos esos profesionales de los medios de comunicación nuestro eterno agradecimiento.

foto-4

En ese descanso en Galizano se formaban pequeños grupos, las familias se reunían en torno a los cafés y helados que se recogían en el bar Osthav, a los que previamente habíamos avisado, ya que atender de repente a más de 200 clientes no era cosa fácil, pero siempre lo tenían todo preparado y no faltaba su ayuda y ánimo. 

Allí nos pasaban la prensa que hablaba de nuestra situación, de la propia marcha, de alguna entrevista sobre la misma y muchas veces con artículos de opinión nuestros.

En la última marcha y llenos de dolor se publicaba este artículo en el Diario Montañés.

foto-5

AMA PIDE LA REPROBACIÓN Y DIMISIÓN DEL PRESIDENTE DE CANTABRIA

Dicen que escribir sobre penas y desgracias es asegurarte que te van a leer pocos, escribir sobre tus penas y desgracias es asegurarte que no te va a leer nadie, pero a veces solo te queda, como decía el poeta “la palabra”, el grito desgarrado de socorro a través de unas líneas.

Hace ya años ya pedíamos a los jueces su amparo, duele después de tanto tiempo sentirse totalmente decepcionados con el Gobierno de Cantabria y las Instituciones que tienen la obligación de reparar el daño causado a cientos de familias de nuestra Comunidad, víctimas de las sentencias de derribo! ¡Víctimas, sí!, porque así lo aseguran más de 30 sentencias firmes.

Mediante el presente escrito los miembros de la Asociación AMA queremos expresar nuestra verdad, nuestro dolor, nuestra pena y acusamos al Gobierno de Cantabria, a los Ayuntamientos condenados, y a la propia Justicia  de maltratar durante muchos años a cientos de familias. Les acusamos de mermar nuestra salud, de hacernos pasar zozobra y miedo, de no dejarnos vivir como a los demás ciudadanos, ya que siempre  tenemos que estar pendientes del derribo de nuestra vivienda, de nuestro hogar. Siempre con promesas incumplidas, con engaños y medias verdades, con la hipocresía como acción política, para simplemente  dejar pasar el tiempo, y con ello no asumir las responsabilidades a las que  han sido condenados las instituciones y para qué han sido elegidos. 

Culpamos al Presidente del Gobierno Miguel Ángel Revilla Roiz, de mirar para el tendido, de esconderse ante el grave problema que ha contribuido a generar por sus responsabilidades políticas, siendo el máximo responsable directo cuando se cometieron el 80% de los ilícitos, de los delitos, de las aberraciones urbanísticas.  Le acusamos de falta de sensibilidad, de falta de interés e incluso de falta de humanidad ante tanta buena gente, a los que  vemos sufrir amargamente durante años por sus declaraciones, por esas mentiras y engaños, mientras se hace selfies o crea oficinas contra la corrupción, que de estar activas cuando se cometieron estas tropelías, posiblemente lo habrían inhabilitado para cualquier cargo público. Le acusamos de ser un Presidente de Cantabria a tiempo parcial, más preocupado de su ego, de su propia popularidad en los medios, que por los problemas reales de nuestra Comunidad, y la mayor prueba es la situación de las víctimas de las sentencias de derribo.

Responsabilizamos a las Administraciones Públicas condenadas de estafarnos, quitándonos lo que honradamente hemos ganado con nuestro trabajo y el de nuestra familia durante muchos años de esfuerzos y penurias, de tener secuestrado nuestro patrimonio durante décadas, de mentirnos una y otra vez dando falsas esperanzas.

Imputamos a nuestros representantes por no haber recibido el amparo prometido, de interpretar las leyes del Parlamento de Cantabria contrariamente a su espíritu y a su exposición de motivos. Nuestras familias están abandonadas por las Administraciones e incluso por la propia Justicia, que cuando llega tarde y mal es la peor de las injusticias, solo nos quedan los amigos de AMA para gritar en grupo las desgracias, los daños que sufrimos, la injusticia que vivimos día a día, y por ello ya con las pocas fuerzas que nos quedan, por la edad, por el desgaste de los años pasados, volvemos a realizar esta XV Marcha a Santander, que lamentablemente será la última y no porque el problema se haya solucionado, sino desgraciadamente porque nos duelen los huesos y el alma y ya no somos capaces de seguir caminando durante tantos kilómetros.

Les acusamos de no querer conocer el problema humano, los daños que sus actuaciones nos han producido, y sobre todo les acusamos de hacernos pagar una dura y cruel condena durante más de 20 años sin que hayamos cometido delito alguno. Sí, es cierto, acusamos desde el dolor, desde la desesperación, desde la amargura de no entender qué hemos hecho nosotros para que los representantes públicos y la justicia nos trate de esta forma. Resolver los problemas creados con las sentencias de derribo, no sólo en dar una solución a nuestras familias es dar una solución a los vecinos de los Ayuntamientos afectados, y a todos los ciudadanos de Cantabria, que tenemos que pagar a escote las actuaciones de nuestros dirigentes irresponsables.

Ante esta reflexión, señores, desde el respeto a las Instituciones, y el acatamiento de las leyes, de sus resoluciones, aunque nos duelen como puñales clavados en nuestro corazón por su injusticia, no podemos decir otra cosa, desde ese agotamiento después de tanto tiempo pidiendo Justicia, que les culpamos de amargarnos y arruinarnos la vida. Son ustedes a quienes la sociedad les ha otorgado la tarea de representarnos, de velar por los derechos de los ciudadanos, de impartir Justicia. Señores representantes de las Administraciones Públicas, cerca de 100 amigos ya han fallecido, otros muchos más están actualmente enfermos, hay quien no puede vender, ni reparar su casa, ni disponer de su propio patrimonio y tienen verdadera necesidad, mientras Uds. nos siguen tratando como culpables y no como víctimas de sus actuaciones.  

Por todo ello, les acusamos de no hacer Justicia con nuestras familias. Les responsabilizamos de maltratar reiteradamente a nuestras familias, mientras hacen declaraciones institucionales que luego no cumplen. Es cierto que como en la vida no todos son iguales, hay quien nos han apoyado desde la sinceridad, desde la lealtad y desde el convencimiento, son tan pocos que vaya para ellos nuestro más sincero reconocimiento y afecto, lamentablemente la mayoría de las veces somos de cristal, transparentes, esas víctimas incómodas que se intentan evitar, hacer como si no existieran. Nosotros le ponemos nombre y apellidos al máximo responsable de esta injusticia, por su cargo institucional, por sus responsabilidades pasadas y presentes y es el Gobierno de Cantabria con su Presidente Miguel Ángel Revilla Roiz al frente. Después de lo expuesto y desde el respeto institucional, pero también desde el convencimiento de hacer lo correcto solicitamos al Parlamento de Cantabria la reprobación del Presidente del Gobierno de nuestra Comunidad y nos dirigimos directamente a él para pedirle por coherencia y responsabilidad política su dimisión.

Será nuestra última Marcha, todo un símbolo para este colectivo, así mientras nos quede un gramo de fuerza, seguiremos pidiendo, reclamando, exigiendo justicia, justicia, justicia...

Comentamos el artículo, para algunos los pocos avances después de tantos años, para otros siempre que ven la botella medio llena y nos recuerdan que hay dos leyes que llevan nuestro sello con ayuda de otros amigos del resto de España.

AMA (Asociación de Maltratados por la Administración), y llevó las injusticias cometidas con estas familias al Parlamento de Cantabria, quien, por unanimidad, instó a las instituciones a pedir perdón a las mismas por el grave daño que les habían producido y sobre todo, a dar una solución en el menor tiempo posible reparando el daño producido a las mismas en su totalidad. También se fue a la Comisión de Peticiones de la Unión Europea, allí se nos manifestó nuestro derecho a la defensa de la propiedad privada, con la máxima de que los ciudadanos no puedan ser condenados por actos que han realizado las Administraciones Públicas, porque éstas están para solucionar sus problemas no para creárselos. Por último, ante el Congreso y Senado, donde con la participación de AMA, AUAN, SOHA. CALU, FAUN y por acuerdo de todos los grupos parlamentarios, se aprobaron dos artículos el 319.3 del C.P. y el 108.3 de la LJCA , ambos buscando proteger al tercero de buena fe ante los ilícitos de las Administraciones Públicas y otros. Los convenios firmados entre afectados y Gobierno de Cantabria, hoy puestos en solfa por el propio Gobierno, y sobre todo que nuestra viviendas siguen estando en pie y con la esperanza de que puedan ser regularizadas.

Entre los grupos de amigos, destacaban dos grandes familias: Los Arnal y los Macías, entre ambos podrían sumar más de 50 personas en la marcha, abuelos, padres, nietos, hermanos, tíos, primos, amigos… Todo un placer acercarse al amigo Teo y su familia, con Pili de madraza cuidando de ellos. En los Macías con nuestro añorado Pepe y Manola, ella y esos dulces que hace y que son como ella. 

foto-6

Casi sin darnos cuenta, mirábamos el reloj, y ya era hora de reanudar la marcha,  Ciriaco y Juanlu tocaban la sirena del megáfono para avisar al personal, y un poco remolones, nos íbamos incorporando a la marcha. Nos quedaba una larga recta, pero después de comer "la calo" junto con la pereza  se apoderaban de uno, y había que hacer muchos esfuerzos para seguir. Ahora bien la organización pronto nos espabilaban, algunos medios querían inmortalizar el momento de la reanudación, y con los gritos de ánimo y con la música a todo volumen, aquello ya iba tomando color, el color amarillo de tantas camisetas de AMA. 

Son tiempos donde, mirar al pasado da mucha pena, y mirar al futuro incluso más, por ello hay que agarrarse con todas nuestras fuerzas a este presente, a ver si somos capaces de seguir el camino, ahora hacia el polideportivo de Latas siguiendo el recorrido por...
 

Comentarios