lunes 2/8/21
LIBRO DIGITAL

Capítulo 24. Por Peña Herbosa al Ateneo

foto1

Después de concentrarnos ante el Gobierno, de lanzar nuestra frustración dialéctica para los que no quieren dar soluciones a los graves problemas que han creado, continuamos el camino por  Peña Herbosa.

Seguíamos nuestro peregrinar por las calles de Santander, nuestras voces no se apagaban, sino que, entre edificios, sonaban con fuerza, e incluso el eco, parecía llevar nuestro mensaje mucho más lejos. Ese que habíamos traído de Bruselas, y que nuestros representantes, se afanaban en ignorar.

foto2

La vida cambia mucho, y las ciudades también,  si ahora le decimos a alguien que esa calle de Peña Herbosa, por la que vamos caminando, es fruto de las construcciones y rellenos pegados y ganados a la mar, nos parecería casi imposible. Cuentan que a principios de siglo pasado el ingeniero Alday realizó la parcelación de los solares del este barrio, y ese ensanche trazaba calles paralelas y perpendiculares al gran muelle. Desde el ayuntamiento se hizo una prolongación de algunas vías, entre ella la de Lope de Vega y ese nuevo alargamiento pasaría a llamarse Peña Herbosa. Así, corría el año 1875 cuando un antepasado de un amigo nuestro, el empresario Santos Gandarillas, impulsa la instalación del tranvía. Poco después, en 1892, otro empresario, César Pombo, pone en marcha la línea del tranvía que pasará, entre otras zonas, por esta calle.

foto3

Por cierto, qué bien le vendrían a esta gran ciudad tener ese antiguo servicio de tranvía; algunas veces ha estado sobre mesa de  proyectos del ayuntamiento, pero  parece dormir el mismo sueño, que el de las soluciones  para los afectados por las sentencias de derribo.

La calle Peña Herbosa tiene muchos restaurantes, bares y bodegas, toda la zona es un buen lugar de alterne, sobre todo, los fines de semana. Pasamos por “La Tasca”, “la bodega Fuente Dé”, lugar en el que muchas veces hemos matado el hambre y degustado sus famosos cocidos montañés y lebaniego, una auténtica delicia para el paladar.

foto4

Se nota que estamos cerca del final de la Marcha y este tramo se hace más despacio, como saboreando el poder ir por el centro de ciudad, los viandantes siempre tienen esa cara de sorpresa, ¿estos, de dónde salen? Los gritos de “queremos nuestras casas”, y “no derribos” les sacan de sus dudas. Pronto cruzamos la calle Gándara y seguimos por Peña Herbosa hasta llegar a una de las principales, Lope de Vega, que limitan Peña Herbosa con la Daoiz y Velarde, se cruza Pancho Cossío, donde si miras hacia abajo, ves la plaza Pombo  y nosotros seguimos por Gómez Oreña hasta el cruce con Pedrueca, donde está el Ateneo de Santander.

Subiendo por la cuesta Gómez Oreña, desde la zona de arriba, se ve toda la Marcha, que es una mancha amarilla que ocupa toda la calle; en la cuesta, aunque son pocos metros, ya estábamos muy justos de fuerzas,  pero todavía quedan los más animados, que normalmente suele coincidir con los más jóvenes, y estos no se callan ni debajo del agua, se oía con toda claridad, lo de “Revilla culpable, Revilla responsable”,  y “el presidente nos miente”

foto5

El Ateneo de Santander es una asociación cultural que  tiene mucha historia. Nace en 1914 por iniciativa de  varios intelectuales con inquietudes culturales, su primer presidente, Gabriel Pombo, fue, sin duda, el que puso más empeño en creación de la institución.

Su primera ubicación fue en el salón “Variedades”. El 29 julio del citado año, con asistencia del propio rey Alfonso XIII, se inaugura realizándose su primera sesión. Pronto se celebrarán conferencias con destacados ponentes, que se alternan con exposiciones, recitales poéticos, muy del gusto de la época, así como conciertos de música. Ya se abordaba en aquella época, en las conferencias, el tema de feminismo. 

En el año 1921, el Ateneo consigue un nuevo edificio situado en la calle San José, inaugurado con una sesión celebrada bajo el impacto emocional del asesinato de Eduardo Dato. Además de los ciclos de conferencias, conciertos y exposiciones, se imparten cursos para obreros y tienen reflejo las luchas regionalistas.

Al final de la década el Ateneo atraviesa una gran crisis y aparecen las diferencias políticas que harán dimitir a su primer presidente, siendo elegido como sucesor Fernando Quintanal. El centenario de Pereda fue un hito en esta organización, con un certamen literario internacional. Después, la Guerra Civil apaga toda actividad. El gran incendio de 1941, que destruyó gran parte de la ciudad, respetó casi íntegramente la sede ateneísta, solo hubo que lamentar la destrucción parcial de un cuadro de José Gutiérrez Solana.

El Ateneo buscó nuevo emplazamiento, en la plaza de Velarde, fueron años duros y atravesó una de las peores crisis. De la mano de Ignacio Aguilera, elegido presidente en 1961, y con la inauguración del nuevo local, las cosas empiezan a cambiar con numerosos actos que atraen la atención de los santanderinos. La sociedad atravesó durante la década de los 80, dificultades económicas, volviendo al letargo  su actividad.

En 1991, con la renovación de la Junta de Gobierno, presidida, desde entonces, hasta finales del año 2000, por el Doctor López Vélez, empiezan a programarse muchos más actos gracias a nuevos patrocinadores en un nuevo renacer, se reúnen a destacados intelectuales y personalidades. Será en el 1995  cuando se traslada a una nueva sede, el edificio que había construido, en 1935, el Ateneo Popular de Santander en la calle Gómez.

En 2014 esta asociación cumplió 100 años, galardonada con la Medalla de Oro de Santander que es recogida por su nuevo presidente Manuel Ángel Castañeda, El exdirector de El Diario Montañés

La nueva Junta es presidida por la persona que durante los últimos quince años ha sido vicepresidente de la entidad cultural, y en ella repiten todos los miembros anteriores, a los cuales se han unido cinco nuevos.

El presidente manifestó la vocación de continuar la tarea realizada en los últimos años, con una especial mención a la labor realizada por Carlos Galán, persona que ha sido capaz de mantener la actividad y el prestigio de la institución en unos momentos de serias dificultades económicas.
En cuanto a la nueva etapa los objetivos son incrementar el número de socios y mantener y enriquecer, dentro de lo posible,  la su programación cultural con la meta situada más en la calidad que en la cantidad de jornadas a desarrollar. El Ateneo mantiene y profundiza su vocación de ser un foro cultural abierto a la sociedad de Cantabria con el único color del rigor y la calidad de la programación. Desde el año 2016 la Asociación de Maltratados por la Administración es socia del Ateneo de Santander.

En la puerta de esta asociación nos esperaba nuestro anfitrión Manuel Ángel Castañeda, Don Manuel Ángel es una persona muy querida por las familias afectadas por las sentencias de derribo, siendo director del Diario Montañés mucho ha sido el apoyo que hemos recibido, y una vez jubilado, sus artículos de opinión han expuesto, negro sobre blanco, nuestra situación con una claridad y sabiduría que dejaba en ridículo a los responsables del urbanismo en Cantabria.

foto6

Sus artículos de opinión rebosan inteligencia y sentido común, valga como ejemplo “Despilfarrar no es el camino” donde expone que no es solución el derribo de las viviendas, cuando hay otras posibilidades que no perjudican tanta, ni a las familias afectadas, ni a todos los ciudadanos, que tendrán que pagar los altos costes del  gran despropósito de las Administraciones Públicas.

El apoyo del presidente del Ateneo a las familias afectadas mereció el reconocimiento de las mismas que le hicieron entrega de una placa de agradecimiento, a través de su amigo Miguel Ángel Palacio, y del presidente de AMA 

Así, manifestaba que: “Una de las paradojas de los países desarrollados, en los que existen múltiples formas de control para evitar abusos, es que llevan al límite, en ocasiones, la legislación destinada a proteger a los ciudadanos hasta lograr efectos completamente contrarios al deseo, lógico, de mejorar las condiciones de vida de la población. Normas que se han elevado a la categoría de leyes intocables que, con la buena intención de salvaguardar al común de posibles desmanes, terminan produciendo situaciones rayanas en el absurdo, cuando no incurren en un despilfarro inaceptable en un país siempre escaso de recursos.

Ordenar el territorio, proteger el medio ambiente, evitar abusos… son cuestiones no solamente lógicas, sino necesarias para preservar el bien común. Pero como sucede en otros ámbitos, ese deseo de mantener intactas determinadas normas conduce a situaciones absurdas y a un derroche de bienes incompatible con una sociedad que siempre está escasa de recursos.

En Cantabria, una región especialmente afectada por sentencias de derribo de inmuebles, hemos asistido a ejemplos que obligan a reflexionar sobre la racionalidad de determinadas normas y que, en cualquier caso, suponen una pérdida de equipamientos poco compatible con un entorno necesitado de esas viviendas 

En Cantabria existen unos centenares de viviendas con sentencia de derribo. En muchos casos la decisión judicial se viene arrastrando desde hace más de veinte años. Los responsables políticos y técnicos ya quedaron exonerados de su responsabilidad, en algunos casos con leves condenas. Ahora la sociedad de Cantabria se enfrenta a dilapidar más dinero en la demolición y en tener que indemnizar a los propietarios. Un ejemplo de cómo la justicia puede producir un resultado negativo, que no beneficia a nadie.

Otros casos de falta de criterio son los de inmuebles de propiedad pública que se encuentran fuera de uso. Casos claros de despilfarro de posibles rentas bien económicas o sociales. Cuando un bien no se utiliza se pierde su rentabilidad y, si eso sucede con una propiedad particular, es el dueño quien libremente se ve perjudicado… pero cuando se trata de algo público es el conjunto de los ciudadanos quien pierde. En Cantabria existen unos cuantos casos de esta disfunción.

foto7

La ley está pensada para reparar injusticias, para que los actos ilícitos tengan una contraprestación proporcional. En ocasiones, la rigidez de la letra de los textos legales produce efectos contrarios al fin que se pretende. Por esta razón, se debe modificar la legislación y, de esa manera, evitar que los diques pensados para evitar desmanes e injusticias produzcan el efecto contrario.

Las viviendas son escasas y costosas y esa debe ser razón suficiente para que se conserven y se utilicen para el bien común. A la vista de lo que sucede, y de lo que se anuncia para el futuro, se debería repensar con calma la deriva que conduce a malgastar bienes, a tirar al vertedero bienes que son necesarios.”

Este es solo una muestra de los muchos artículos de opinión donde ha defendido los derechos legítimos de las familias. 

Después de los saludos a las autoridades que estaban invitadas, nos fuimos sentando en los cómodos asientos del gran salón de actos. Lo cierto es que si nos hubieran puesto un poco de música suave y  hubiesen bajado la luz hasta quedar en penumbra, casi habría sido una carrera, pero para ver quién caía antes en brazos de Morfeo. 

foto8

Varias han sido las ocasiones en las que hemos acabado nuestras marchas en el Ateneo, ahora posiblemente ya no haya más, han sido XV, muchos años, hemos ido cambiando y lo cierto es que ya no estamos en disposición de hacer los esfuerzos de antaño. Ahora bien, en el futuro seguiremos, mientras haya un gramo de fuerzas, trabajando para que se haga justicia y, desde luego, posiblemente realizaremos más actos en este salón, lo que esperamos, a no tardar mucho,  sea para la celebración de que esta pesadilla haya acabado.

Muchos han sido los responsables políticos que nos han acompañado en este final de la Marcha y es que, durante esta historia interminable, son muchos también los consejeros que hemos conocido, por orden cronológico:  

Miguel Ángel Revilla (PRC-1997-2003)
José Vicente Mediavilla (PRC-2003-2007) 
José María Mazón (PRC-2007-2011) 
Javier Fernández (PP-2011-2015) 
Rosa Eva Diez Tezanos (PSOE 2015-2019)
José Luis Gochicoa (PRC-2019- act.).  

foto9

Entre los más destacados, Javier Fernández, alguien que ha sido muy importante, ya que durante su mandato se han realizado los convenios entre afectados y Gobierno, siendo el propio consejero uno de los principales impulsores de los mismos. 

Javier Fernández es un abogado con una  larga carrera de servicios en la administración pública muy importante, en el Gobierno y en el propio ayuntamiento de Santander. Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Cantabria. Es un especialista en derecho administrativo y más concretamente en los temas sobre urbanismo. Gran conocedor del problema de las familias con sentencias de derribo, antes de ser consejero había sido abogado de muchos de los afectados por las sentencias de derribo en el Alto del Cuco. 

Con Javier Fernández se empezó con una gran ilusión, sabíamos de sus conocimientos y sensibilidad, y además el presidente, Ignacio Diego, nos manifestó que la principal función de la consejería que tenía las competencias de urbanismo era acabar con nuestra injusta situación y dar una solución.  Las expectativas eran muy altas, había ilusión, se presentó pronto de Plan de Actuación para las Sentencias de Derribo, basado en uno del anterior de consejero, José María Mazón, pero mucho más detallado, con fechas y actuaciones concretas. 

Lamentablemente iba pasando el tiempo y el calendario empezaba a hacer aguas, para más desasosiego vino la sentencia de Pepín Cano, que para nosotros fue una traición del Gobierno a los afectados, la situación se volvió muy tensa, nunca pudimos comprenden que a las familias se les diga una cosa, y en los tribunales se intente, por todos los medios, robarles su patrimonio. 

Hay que decir que Javier Fernández es de los que da la cara, de los que iba a nuestras reuniones y daba explicaciones, no necesitaban intermediarios, lo hacía él directamente. Con el tiempo se fue ganando en confianza, los convenios fueron un punto de inflexión, se dio un constante contacto con las familias y acabó ganándose el aprecio de todos.

El Sr. Fernández ha señalado sobre los convenios que: “son un magnífico documento de garantía patrimonial, que hace justicia con los propietarios, que ven con él restablecidos sus derechos y pueden, por fin, empezar a pasar página de la pesadilla que han sufrido durante años”. Ha añadido que: “este modelo de acuerdo permitirá a la Comunidad Autónoma solucionar este problema gastando los menos recursos posibles del conjunto de los cántabros”.

Sin embargo, y a pesar de que este acuerdo supone un "paso importante", el consejero ha asegurado que el Gobierno no da el proceso por terminado, sino que ahora comienza el periodo de materialización de todos los compromisos plasmados en él, para lo que ha solicitado, a los propietarios, la misma confianza, para el ejecutivo y los ayuntamientos, que la depositada hasta ahora.

Finalmente, ha agradecido la paciencia que han tenido en todo este tiempo y ha felicitado la labor conjunta de la consejería, los ayuntamientos implicados y AMA, para avanzar en una "solución definitiva" al problema de los derribos en Cantabria.

Una vez de dejar el cargo fue senador y allí nos acompañó en un acto que realizamos en el salón de Pasos Perdidos del Senado; en la comida con todos los que hasta allí nos desplazamos, se emocionó, y nos dijo que él también quería ser socio de AMA. Sin duda, con todos los problemas que hemos sufrido, ha sido el consejero más valorado, siempre nos decía que le había faltado una legislatura para acabar con el problema de los derribos, cosa que también nos han dicho otros, pero quizás a él era de los pocos a los que pudimos creer.

foto10

Su sucesora en las responsabilidades en el urbanismo de Cantabria, fue la Vicepresidenta de Gobierno de Miguel Ángel Revilla, Rosa Eva Díaz Tezanos, lo cierto es que Eva descargó la mayor parte de esta responsabilidad sobre su Director General de Urbanismo Francisco González. Rosa Eva siempre ha destacado por su tacto, por su sensibilidad en el trato con los afectados, son muchas las palabras de apoyo que de ella recibimos, y en su legislatura se abonaron la mayor parte de los daños morales, que se habían acordado anteriormente con el Gobierno de Ignacio Diego y Javier Fernández. 

Rosa Eva y Francisco González hacían un equipo de esos que cuando salías de las reuniones pensabas que había vías para las soluciones, la realidad es que el tiempo fue pasando, y al final, quedaron algunos documentos con un compromiso, certificado con su firma, de una importante cantidad para el fondo de los derribos, con la que garantizar el patrimonio de los afectados. 

foto11

Explicaba la vicepresidenta y consejera de Medio Ambiente y Urbanismo, Eva Díaz Tezanos, que la valoración que cifra en 65 millones para hacer frente a las responsabilidades de las administraciones públicas por las sentencias de derribos "estimativa y siempre a la baja", puesto que no incluye el precio del suelo. Señalado a preguntas de la prensa tras la reunión que tanto ella como los consejeros de Justicia, Rafael de la Sierra, y Medio Natural, Jesús Oria, han mantenido este jueves con representantes de AMA

El Gobierno de Cantabria ha valorado en 54 millones de euros la cuantía de las indemnizaciones, que corresponden a los afectados por las 363 viviendas con sentencia firme de derribo, según comunicó la vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, al presidente de la AMA, Antonio Vilela, durante la reunión que han mantenido en la sede del Ejecutivo autonómico.

Esta cantidad es el resultado de un informe técnico de valoración, elaborado con criterios exclusivamente objetivos y de mercado, y sin tener en cuenta los costes de los derribos de las viviendas ni los gastos de las correspondientes mudanzas.

Tampoco está incluida en esta cantidad el crédito de 11 millones de euros que el Gobierno de Cantabria ha reservado para ejecutar las viviendas de sustitución de las 102 que aún tienen que derribarse en La Arena (Arnuero).

Ha precisado que ya existe retenido crédito suficiente para ello, con cargo al Fondo de Derribos, por el Consejo de Gobierno, entre los ejercicios 2019-2025. "Este informe permitirá, tras una primera e inmediata ronda de contactos con los propietarios afectados, reajustar los expedientes plurianuales para afrontar los gastos del citado Fondo de Derribos y asegurar, desde un primer momento, y con independencia de la fecha que se señale para el pago, el cobro de la cantidad asignada a cada vivienda por cada uno de los afectados siempre y cuando estén de acuerdo con esa cantidad fijada", ha precisado la vicepresidenta.

Díaz Tezanos ha señalado que "de esta forma, el Ejecutivo cumple el mandato del Parlamento de Cantabria, que instó al Gobierno a dar una solución definitiva a los afectados por sentencias de derribo a lo largo de este año 2019".

"El Gobierno de Cantabria viene observando el deber inexcusable de ejecutar las sentencias judiciales, pero a la vez atiende a las personas afectadas, y ha tratado de reducir los perjuicios económicos derivados de la irregular gestión de algunos mandatarios públicos hace décadas", ha afirmado la vicepresidenta.

La vicepresidenta ha explicado que siguen en tramitación en sus últimas fases los planeamientos generales de Argoños con 251 viviendas afectadas, Piélagos, que tiene 80 viviendas con sentencias de derribo, y Escalante, donde se localizan otras 32 viviendas, Después de más de años la situación es decoradora, nada de lo aquí afirmado se ha cumplido. 

La realidad ha sido muy dura, ellos no acabaron el trabajo, también les falto otra legislatura, y con la llegada del nuevo equipo con José Luis Gochicoa y Francisco Javier Gómez Blanco todo empezó de cero, y no encontramos en él esa sensibilidad de los anteriores, el trato fue mucho más duro, a veces teníamos la sensación de que nos trataban de forma muy injusta. Nunca asumieron que los condenados eran la institución que ellos representaban. Para ser ecuánimes, hay que decir que este equipo puso en funcionamiento la oficina de atención al afectado, quizás no cómo nos gustaría a nosotros, pero, desde luego, ha sido un paso positivo. Al echar la vista atrás recuerdo a un amigo de AMA que siempre nos pedía una oficina del afectado, y estamos hablando de hace más de 20 años. 

foto12

Por otra parte, este equipo es más de “corta y rasga”, da la sensación de ser más ejecutivos, pero nos recuerda en sus formas al consejero José María Mazón, que en una de las primeras Marchas de AMA, al final de la misma, tuvimos una reunión con él y su equipo, y lo primero que nos dijo, para “ganar amigos”,  fue que no le gustaba el nombre de nuestra asociación. 

José María empezó muy mal con nosotros, pero la mano izquierda de su director general Pedro Muñoz, le ayudó, y mucho, a dar pasos en positivo, pero muy lentos. De Mazón hay que decir que fue el primero que hizo un plan de actuación para las sentencias de derribo en el lejano 2007, del que todavía, 14 años después, cambiando las fechas, sigue en vigor pero sin cumplirse.

Ya en julio de 2010, y ha llovido, manifestaba el consejero Mazón sobre Ley sobre las sentencias de derribo aprobada por el Parlamento regional es "un paso adelante" y he instaba a los ayuntamientos a "no dejar pasar ni un minuto" para promover las modificaciones urbanísticas que permitan, según los casos, reclasificar los suelos afectados. 

“Se ha tardado bastante", pero ha subrayado que "siempre" ha tratado de "acelerar un poco" los trámites, "incluso acortando el trabajo" de la Comisión de Seguimiento y el grupo de trabajo. En cualquier caso, ha considerado que ahora "hay que mirar adelante" y, en este sentido, ha animado a los municipios afectados a ponerse manos a la obra. Con esta "herramienta" los ayuntamientos podrán aprobar algunas modificaciones puntuales de su planeamiento que afectarán directamente a urbanizaciones "que tienen algún problema inminente".

En este sentido, ha recalcado que son los ayuntamientos "los que tienen que actuar", porque las sentencias de derribo afectan a licencias declaradas ilegales porque los planeamientos urbanísticos en los que se apoyaron no eran correctos. "Y eso es lo que hay que corregir", sostiene. Por ello, pide a los alcaldes que "no dejen pasar ni un minuto" y desde la Consejería se compromete a "trabajar con ellos" en todos los pasos que dependan de dicho departamento y también en la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU).

Veintiún años después, ver estas declaraciones te revuelve por dentro, cómo ha pasado el tiempo, y cómo nos han engañado legislatura tras legislatura.

Siempre nos quedó la duda de qué hubiera pasado si José Vicente Mediavilla hubiera estado más años en el cargo, Jose Vicente era una de las personas más brillantes, listo como él solo, con muchos conocimientos jurídicos, tantos que desde el año 2020 accede a magistrado por el turno de juristas de reconocido prestigio. Él fue el primero que manifestó que “la única solución para el tema de las sentencias de derribo tenían que venir por el planeamiento urbanístico de los ayuntamientos”.

foto13

-¿Cómo ve el proceso  para salvar las viviendas con sentencia de derribo?

-Tres consideraciones. En primer lugar, comprendo muy bien la situación de los afectados; si me pasara a mí, seguramente haría lo mismo. En segundo término, en Cantabria se han dado pasos importantes para garantizar la seguridad jurídica y que este tipo de situaciones del pasado no se repitan, por ejemplo el Plan de Ordenación del Litoral, cuya filosofía era conciliar la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible. Y respecto a la situación ya generada, me parece que la solución no es sencilla, es altamente compleja. Hay que buscar la compatibilidad entre el estado de derecho, que entre otras cosas supone que las sentencias se ejecuten, y la realidad social. Sería un disparate no dar una solución a una urbanización donde se produjera un derribo para que se pudiera construir al día siguiente lo mismo que ahora se derriba. Lo sensato es buscar soluciones para legalizar estos casos y aquellos en los que no sea posible salvar las viviendas, indemnizar a los afectados.

-¿Y cómo abordar en el Parlamento las posibles soluciones?

-A mi juicio, mediante proposición de ley de los tres grupos políticos, por consenso y por unanimidad. Porque el Parlamento es la institución que goza de la legitimidad democrática superior y debe ser la máxima institución la que dé solución a un problema que, por cierto, no ha generado el Gobierno.

Las declaraciones de José Vicente Mediavilla, y José María Mazón se pueden volver a poner hoy en boca de José Luis Gochicoa, y es que da la impresión de que lo único que ha pasado ha sido el tiempo. Uno se pregunta, ¿por qué ningún responsable del urbanismo en Cantabria ha durado más de una legislatura? y quizás la respuesta tenga mucho que ver con que no se han dado las soluciones prometidas, acordadas y aprobadas.

En el Ateneo, antes de iniciarse el acto que ponía fin a la Marcha a Santander, se producían pequeños corrillos con las autoridades, los saludos, las preguntas por las familias, y es que después de tanto tiempo se crea, en muchos casos, una relación entre afectados y responsables políticos.

Hay que reconocerlo, algunos de ellos ganan mucho en las distancias cortas, también es verdad que una cosa es prometer y otra hacer. D. Manuel es un gran anfitrión y el afecto por su defensa de nuestra situación hace que todos nos sintamos mucho más a gusto. En nuestra Asociación llevamos a mucha honra aquello “de bien nacido es ser agradecido”, y somos capaces de multiplicar el afecto que recibimos, y esperamos que alguna vez, además de ese afecto, que se agradece, se den soluciones reales.


 

Comentarios