jueves 6/5/21
LIBRO DIGITAL

Capítulo 16. Tren de los inocentes

foto1

Seguimos nuestro peregrinar por la ciudad en el segundo día de marcha, ya más cansados, mientras vamos subiendo la cuesta, y antes de llegar a la calle Alta, al echar la vista a toda esa parte que Santander le ha ganado a la mar, o quitado, que a veces uno no sabe cuál es la expresión correcta, allí abajo se puede ver la estación de FEVE y son de recordar los “Trenes de los Inocentes”

Fueron 15 años consecutivos realizando tanto las Marchas como  “Trenes de Inocentes” y a pesar de empezar más tarde con estos últimos, no fueron menos, ya que incluso hubo algún año en que realizamos dos. Mirando datos para hacer este libro, he podido comprobar que hay documentados 17, pero me cuesta saber si ese es el número exacto, han sido tantas las movilizaciones que incluso se hace difícil saber cuántas fueron, si bien, lo importante no son cuántas, sino tener capacidad para seguir, año tras años,  reclamando lo que en justicia nos pertenece. 

El “Tren de los Inocentes” es como una Marcha pero concentrada en un día. Salíamos sobre las 10 de la mañana, desde Gama, en el tren de FEVE que une Bilbao con Santander. Gama es la capital de Bárcena de Cícero, un municipio que está situado en las dos orillas de la desembocadura del río Asón, que con sus aguas forma unas de las más hermosas marismas. Este municipio está muy disperso, con numerosos barrios y pequeños núcleos donde destacan  Cícero, Treto, Ambrosero y Gama que, como hemos dicho, es la capital.

foto2

Allí, cerca de las 9:45, son ya muchos los que esperan en el andén a este tren que va por vía estrecha, reliquias de un tiempo pasado, que han dejado hermosos recorridos y penosas infraestructuras. Desde la estación de La Concordia, en el centro de Bilbao, hasta Santander, hay un poco más de 100 kilómetros pero, incomprensiblemente, para estos tiempos, se tarda más de 3 horas en sus 30 paradas. Vamos, que parece más a un tren turístico, que un medio de transporte adecuado para acercar estas dos ciudades, incluso hay tramos que no están electrificados.  

En realizar el recorrido de Bilbao a Santander se tarda casi tanto, como recorrer media Europa Central en un tren de  alta velocidad. Con unas vías e instalaciones que el tiempo ha ido deteriorando, y a pesar de algunas reparaciones, las huellas del mismo se notan por los rincones. 

Cuando se acerca una campaña electoral, o cuando se quiere hacer populismo, el Presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se acuerda de esta línea férrea y pone el grito en el cielo, “¡Cómo es posible, que esta línea esté como cuando yo era un joven estudiante que iba a Bilbao, a la facultad, en este medio de transporte!”. No hace mucho realizó este recorrido acompañado de su equipo y de la prensa, pero ya sabemos que una cosa es la denuncia y otra  las competencias y la  gestión. 

Después de poner los focos, y sacar las fotos, si te visto no me acuerdo, y vuelven a pasar los años sin que los responsables políticos se acuerden, y eso nos suena a los afectados por las sentencias de derribo; compartimos con estas líneas ferroviarias la indiferencia de los responsables públicos. Realmente es una pena ver la situación actual de esta vía de comunicación, si estuviera bien gestionada podría ser, no solo un punto de unión de dos comunidades, sino que también  contribuiría a sacar de la autovía del Cantábrico, de esa A8, muchos vehículos, todos podemos recordar las grandes caravanas estivales, y con ello contribuiría al desarrollo sostenible, del que tanto se habla y tan poco se practica. 

foto3

El tiempo va pasando y los amigos de AMA ya se agolpan en el andén sobre  las diez menos cinco de la mañana. Las cercanías de la estación de Gama, se convertían en un gran aparcamiento, donde los afectados por los derribos de Arnuero, Argoños y Escalante dejaban sus vehículos para subirse, algunos incluso por primera vez, al tren a de esta línea de FEVE. Ese tren que desde AMA hemos bautizado como el “Tren de los Inocentes”. 

Familias enteras que van a la capital de Cantabria, donde se concentran casi todas las instituciones, a pedir justicia, a manifestarse, como dice el nombre de las movilizaciones, que somos inocentes y por ello no tenemos que soportar el daño que nos están haciendo, los propios culpables, de esas instituciones, con sus responsables a la cabeza.

Días antes de coger el “Tren de los Inocentes”, se han realizado gestiones con los responsables de FEVE, para no entorpecer a los pasajeros que usan esa línea, realizar un pago conjunto del billete de ida y vuelta, que aunque ha ido subiendo, la verdad es que es un precio muy asequible, en el entorno de 3 euros ida y vuelta,  que para los tiempos que corren, y el servicio de calidad que prestan, no está nada mal, y con precios especiales para grandes grupos. 

Además, es de agradecer que la dirección de FEVE siempre nos haya tratado muy bien, poniendo vagones supletorios cuando así lo ha requerido el número de manifestantes, víctimas de las sentencias de derribo, que usábamos el mismo. Haciendo posible, también, un pago conjunto que nos evitaba largas colas en las taquillas. 


Según iban llegando las familias a la estación de Gama, miembros de la organización de AMA situados en la entrada, iban repartiendo banderines, banderas, chalecos y camisetas AMArillas..., que llevaban inscritas con el lema “legalización es la solución”, llenando de color la zona. Ese lugar, tranquilo donde los haya, contrastaba en esos momentos con el bullicio de los allí reunidos, comentando las mil y una circunstancias que nos acaecían. 

Son ya las diez de la mañana y el andén está repleto, a tope. La multitud miraba hacía la vía y al gran reloj de la estación, pasan unos minutos de las diez y enseguida empieza la inquietud esperando la llegada del tren. Siempre, cuando se  viaja, aunque sea un trayecto corto, hay ese pellizco en el estómago, ese nerviosismo de esperando que vaya todos bien, de que tengamos alguna buena noticias, y sobre todo, que la misma no nos vendan más humo. 

foto4

Para la organización dicho nerviosismo es aún mayor,  es importante que todo salga bien, que no haya ningún percance entre tantas personas, y siendo algunas tan mayores, cuestión que siempre nos tiene preocupados. En el “Tren de los Inocentes” hay muchas más personas de edad avanzada, ya que no es como la Marcha a Santander que requiere un esfuerzo físico considerablemente mayor. 

Desde el servicio de seguridad se daban las últimas recomendaciones y consejos, algo distorsionados por el megáfono y difíciles de escuchar por el creciente murmullo e incluso jolgorio de tanto personal. La voz de Juan Luis se abría paso a duras penas y se le podía entender, “ojo con arrimarse a las vías, tranquilidad que habrá tiempo para subir todos, que nadie se preocupe por los billetes que se encarga la organización”.

Allá al fondo, ya se oye el ruido inconfundible del tren, en muy poco tiempo y sin incidencias reseñables estamos todos a bordo, e instalados en los distintos vagones que FEVE ha tenido la amabilidad de poner para nosotros. Nos sorprendió lo mucho que han mejorado y su comodidad, y allá vamos, sentados por parejas y mirando y admirando esos hermosos paisajes de la Cantabria infinita. 

foto5

Lo cierto, es que si no fuera por la preocupación del derribo de nuestras viviendas, la experiencia de ir en este tren es sería muy grata, pero son tantos los sentimientos encontrados, que a veces llorando por nuestras heridas, no tenemos tiempo para contemplar las verdes praderas. 

Ese ruido que te envuelve, como decía el Consorcio en su canción,  Al compás del chacachá / del chacachá del tren/ ¡Qué gusto da viajar / cuando se va en el tren! / con su dulzón vaivén / el chacachá del tren.

Es indudable, el tren tiene algo mágico, y esta línea es como volver al pasado y recordar tiempos de la niñez, largos viajes en aquellos trenes antiguos, en los que parecía que nunca llegarías a tu destino. Aquí en una hora aproximadamente, un poco más del doble que yendo en coche, ya estás en Santander, pero merece la pena. 

Pasamos por Beranga, lugar donde tantas veces hemos ido a comer con los amigos  aquellas paellas después de las movilizaciones, y salida  de la autovía para ir a los pueblos de Meruelo, Arnuero, Noja y Argoños… Verlo desde el tren, a veces nos da una perspectiva diferente, y continuamos transitando hacia los verdes campos de Hazas de Cesto, donde solíamos ir a por leña para la chimenea.

foto6

En Villaverde de Pontones, recordábamos  alguna polémica sobre la zona, y las viviendas de unos personajes de triste recuerdo, que veían “la paja en ojo ajeno y no la viga en el suyo”; de allí hacia Orejo, y Heras, que parece siempre se habla de la recta de Heras, de su polígono con tantas empresas situadas en la zona, pronto se llega a Astillero, pocos pueblos tienen un nombre más explícito. 

Desde esta zona, ya es difícil incluso saber cuándo se ha entrado en la capital, ya que Maliaño y el apeadero de Valle Real, allí donde tantas veces hemos estado en su centro comercial, están unidos a la capital. 

El viaje se nos hace corto hablando con el amigo que se ha sentado a tu lado o él que se nos acerca, preguntando ¿qué le ha pasado a Juan que no ha venido?, y le tienes que explicar que está enfermo, que le han detectado una grave enfermedad.  

Al mirar al pasado y a como estamos ahora, te inunda la tristeza y te invade la pena. En las fotografías para preparar este capítulo he visto muchos amigos que ya no están con nosotros, te da un vuelco el corazón, a veces incluso tienes que parar de escribir, ya que notas que la ansiedad te puede. Y es que, el paso del tiempo ha sido tan injusto como las autoridades, se ha llevado a tantos de los nuestros. Intentas poner el pensamiento en algo más positivo, porque vivir en la angustia es muy duro, es un sufrimiento que a veces no encuentra consuelo.

foto7

Por ello, te dices: ¡se lo debemos!, ellos, mientras pudieron, nos dieron toda su solidaridad y amistad, ahora nos toca a nosotros seguir el camino, que al menos alguno de los nuestros llegue a la meta, que se haga justicia. En esas fotografías también te das cuenta cómo el paso del tiempo hace su mella en todos, donde había una amplia cabellera, ahora se ve una calva que parece ya una pista de aterrizaje, los hay que no han perdido el pelo, pero cuántas canas peinan, y luego esta aquello del consuelo, lo de “la arruga es bella”, será por lo de la alternativa.

foto8

El amigo Mino me cuenta cómo van las cosas por el Camino del Portillo, el último auto recibo y cómo algunos vecinos hacen como los avestruces y no quieren ver lo evidente. Vitorí nos habla de su nieto y lo emocionada que está con él. Hilario comenta que tiene que ir una temporada al pueblo a ayudar a su hermano en la ganadería, y Carmen te pregunta, ¿cómo lo ves?, porque yo me siento ya muy mayor, mi marido casi no puede conducir, y queremos vender la vivienda, ¿Tú crees que es posible?...

foto9

Llegando a Nueva Montaña hay sitios que son más conocidos por los centros comerciales que albergan, los nuevos templos y lugares de compras y encuentros, ahí está el de Bahía de Santander, hace poco en esa zona  se produjo, el derrumbe de un parque, y que solo gracias a la hora en que se produjo, se evitó una verdadera tragedia.

Aquí se vieron pronto las responsabilidades, y cómo las administraciones públicas se han tenido que poner en acción para corregir los graves perjuicios que habían ocasionado a tantas familias, dejando hundido el citado parque y muchos de sus vehículos enterrados entre los escombros. Con todos sus errores y lentitud, al menos se ha visto una actuación, que en un tiempo razonable, va volviendo a la normalidad la zona, y se repara el daño causado.

Muchas veces hemos hecho ese paralelismo con las víctimas de las sentencias de derribo, aquí la negligencia, la torpeza, la avaricia, han derribado jurídicamente nuestras viviendas, las han enterrado en procesos interminables, del que las familias no tienen culpa alguna, pero esto es más difícil de asumir por las instituciones, mientras que si hay un movimiento de tierras, una inundación, un incendio, los daños están ahí, todos los vemos, todo el mundo tiene primero la prioridad de dar seguridad, y reparar el daño causado, y después se buscan las causas y  los responsables de esos sucesos.

foto10

En el caso de que el derrumbe, haya sido el de los legítimos derechos de cientos de familias ocasionadas por las Administraciones Públicas, primero tienes que demostrarlo en los tribunales, y cuando lo demuestras, ahí están más de 30 sentencias que condenan al Gobierno y a los Ayuntamientos afectados, en lugar de ponerse a la reparación del daño causado, se buscan todas las argucias para no asumir lo que son sus responsabilidades, y sobre todo, ocultar o no reparar ese daño causado.

Los edificios se hacen más altos, el paisaje urbano nos invade, ya estamos en el corazón de la capital, Santander a la vista. En unos instantes, ya bajaremos del “Tren de los Inocentes”, y la marea AMArilla invadirá los andenes de la estación, saliendo hacía la calle Atilano Rodríguez. En las inmediaciones de la terminal se iba preparando la manifestación por Santander, que igual que la Marcha tomaba camino por la Rampa de Sotileza, pero antes de subir la cuesta, justo enfrente de la salida de la estación de FEVE, está la Plaza de las Estaciones donde los manifestantes tienen recuerdos nos inundan por lo allí vivido, allí se pernoctó, se vivieron momentos muy especiales… 

Así hablaban las crónicas sobre uno de tantos  viajes del “Tren de los Inocentes”: El presidente cántabro ha recibido este sábado 17 de mayo, a representantes de la Asociación de Maltratados por la Administración (AMA), que agrupa a los afectados por viviendas con sentencia de derribo, y que han protagonizado una nueva edición, la decimotercera, de la movilización denominada el 'Tren de los Inocentes', bajo el lema 'Reparen el daño causado. Es su obligación'.

La marcha salió a sobre las 10 de la mañana de la estación de Gama, y  llegó a Santander sobre las 11 horas, media hora más tarde  una representación de AMA ha sido recibida por el jefe del legislativo, José Antonio Cagigas, mientras los demás manifestantes se concentraban a la puerta del Parlamento pidiendo justicia y soluciones.

Poco después, a las doce del mediodía, la delegación se reunió con todos los grupos parlamentarios, a los que entregaron sus iniciativas y propuestas orientadas a que en la presente legislatura "se acabe con la dura e injusta situación que sufren cientos de familias" en esta Comunidad.

Sobre las 12.30 horas, en el mismo Parlamento, el presidente del Gobierno, Ignacio Diego, se ha reunido con estos representantes, que le trasladaron la necesidad de que "lidere lo que tiene que ser final de una de las mayores injusticias cometidas" en Cantabria, apunta AMA, para referirse a la "inquietud y malestar" que han acarreado los últimos acontecimientos, con sentencias y actuaciones "muy preocupantes".

Para este colectivo, resulta "incomprensible" el hecho de "no tener, a estas alturas, ninguna responsabilidad", después de "tantos años, tantas promesas, tantas leyes y acuerdos parlamentarios". Asimismo, critican que mientras se manifiesta "una cosa" en el Parlamento, ante afectados y medios de comunicación, se dice después "lo contrario" en los procesos judiciales, o cuando "se niega el pan y la sal" a las familias con valoraciones patrimoniales que implican "pérdidas superiores al 60%".

A la salida del Parlamento el presidente de AMA ha trasladado a los  manifestantes allí concertados la preocupación por la "deslegitimación de las instituciones que supone el incumplimiento de compromisos y resoluciones que las mencionadas instituciones han aprobado y nunca acaban de cumplir, así como el sentimiento generalizado de que el daño que nos hacen es inmenso”. 

DOBLE VARA DE MEDIR

Posteriormente, tras las reuniones en el Parlamento, los afectados de AMA realizaron una manifestación por el Paseo Pereda que terminó a las 13:15 horas con una concentración ante las obras de Centro Botín, para denunciar la "doble vara de medir de las administraciones".

"Mientras el Centro Botín puede construirse en medio de la Bahía de Santander, con un impacto paisajístico muy importante, siendo todo legal, y con las bendiciones de todas las instituciones de Cantabria -Gobierno, Ayuntamiento y Justicia-, nuestras viviendas, compradas con todos los permisos, nunca acaban de tener una solución", sostiene AMA, colectivo para el que esta situación es "todo un agravio comparativo" que pone de manifiesto "las diferencias" de cómo "nos tratan las administraciones a los ciudadanos".

EL GRUPO DIEZ

Por último, el colectivo ha informado de la creación de un nuevo grupo, llamado 'El grupo 10', mediante el cual diez mujeres aportarán un "nuevo impulso" a la asociación, llevando funciones ejecutivas, de organización y representación en la misma. 

"Las mujeres de la Asociación AMA han dado un paso al frente en busca soluciones ante lo que consideran letargo y pasividad de las instituciones", explica AMA.

foto11

Después de todas las reuniones han llegado las decepciones y algunas muy grandes. La tensión que se ha vivido ha dejado huella en los participantes de este “Tren de los Inocentes”, donde algunos, con los ojos húmedos, se dirigían a la Estación de FEVE, de regreso a sus casas, pensando que las palabras se las lleva el viento, e incluso, parece que las propias leyes también.

Estas reclamaciones de hace décadas, siguen vigentes en todo su contenido después de  tantos “Trenes de los Inocentes”, tantas marchas. Nos han visto recorrer, patear Santander en busca de unos gramos de justicia…, quedan unos convenios de los que las autoridades ahora recelan, y unas leyes estatales que se aplican con todas las limitaciones posibles, sobre todo para quienes fueron los Impulsores de las mismas. 

Con todo, el sol sigue saliendo, y la esperanza de ver una solución, aunque algunos la hayan ensuciado con sus promesas incumplidas, otros la seguimos limpiando, porque es de justicia que se dé a cada uno lo que le pertenece.

De vuelta, al pasar por la calle Cádiz, junto a la Plaza de la Estación de Autobuses, ahí, en ese mismo lugar, fuimos testigos de tanto apoyo como olvido... 
 

Comentarios