lunes 27/9/21
POLÍTICA

Cantabristas considera “anacrónica” la feria taurina de Santiago y “vergonzoso” que puedan entrar menores

Cantabristas Conceju Santander
Cantabristas Conceju Santander

El Conceju Local de Cantabristas Santander ha criticado la celebración de las corridas de todos de la feria de Santiago y que el Ayuntamiento permita la entrada de menores a este “espectáculo del maltrato animal”

El Conceju Local de Cantabristas Santander ha declarado que considera “vergonzoso” que la feria taurina de Santiago siga celebrándose y se mantenga con dinero público, más aún cuando este tipo de eventos “cada vez atraen menos público e importan a menos gente, dado que la inmensa mayoría de nuestra sociedad es sensible al sufrimiento de los animales y no quiere ver este tipo de atrocidades”. En opinión de Cantabristas, la feria de Santiago es una “apuesta ideológica, que conecta con la obsesión del Ayuntamiento de Santander de tratar de teñir de nacionalismo español cualquier evento y espacio, a costa de dilapidar miles de euros”, como recientemente sucedió con los 67.000 euros dedicados al nuevo mástil de la bandera española de Puertochico.

Cantabristas se posiciona frontalmente en contra de permitir la entrada de menores a los espectáculos taurinos, recordando a la corporación santanderina que el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, en el punto 25 del informe que publicó el 5 de marzo de 2018, denominado “Observaciones finales sobre los informes periódicos quinto y sexto combinados de España”, emitía la siguiente recomendación: “Para prevenir los efectos nocivos para los niños del espectáculo de los toros, el Comité recomienda que el Estado parte prohíba la participación de niños menores de 18 años como toreros y como público en espectáculos de tauromaquia”.

Así mismo, desde la formación política han denunciado también la complicidad de PP y PRC en el sostenimiento de la actividad taurina en Cantabria, tras la presencia de la consejera de Presidencia, Paula Fernández, en el acto inaugural de la escuela infantil taurina que se puso en marcha en la capital cántabra el mes pasado, calificada desde Cantabristas como una iniciativa “retrógrada e impropia de una sociedad desarrollada, abierta y sensible al sufrimiento animal”.

Comentarios