martes 26/10/21
meteorología

Cantabria en alerta amarilla por rachas de viento de hasta 100 km/h

La comarca de Liébana alcanzará la alerta naranja, y todo el centro y sur de la región estará también en alerta.

Se recomienda cerrar bien puertas y ventanas de mantenerse alejado de cornisas, muros o árboles
Se recomienda cerrar bien puertas y ventanas de mantenerse alejado de cornisas, muros o árboles

La comarca de Liébana estará este sábado, 5 de febrero, en alerta naranja por fuertes vientos que podrían alcanzar rachas de hasta 100 kilómetros por hora, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Por ello, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria aconsejan extremar las precauciones en la comarca.

El aviso por riesgo importante de vientos se mantendrá activo entre las 12.00 y las 22.00 horas de este sábado y, durante esas horas, la AEMET prevé rachas de hasta 100 kilómetros por hora.

También entre las 12.00 y las 22.00 horas de este sábado el centro de la región, el Valle de Villaverde y la Cantabria del Ebro tendrán activado el aviso amarillo por el mismo fenómeno meteorológico adverso. Las rachas podrán llegar en estas áreas a los 90 kilómetros por hora.

Se ha decretado también el aviso amarillo por fenómenos costeros adversos entre las 19.00 horas del sábado y la medianoche del domingo. Para la franja temporal que discurre entre el inicio del aviso y la medianoche del sábado se espera viento del oeste de fuerza 7, y mar combinada del noroeste aumentando a 4 metros.

Recomendaciones

Ante esta situación, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomiendan cerrar y asegurar puertas, ventanas o toldos y retirar macetas y todos aquellos objetos exteriores que puedan caer a la calle y provocar un accidente.

Asimismo, piden a los ciudadanos alejarse de cornisas, muros o árboles que puedan desprenderse; evitar pasar por edificaciones en construcción o en mal estado; no acudir a acantilados o zonas costeras de riesgo, y extremar las precauciones en los desplazamientos por carretera y en la mar.

Comentarios