lunes 29/11/21
VIDULAR

Un brut de aquí para brindar esta Navidad

En estas fechas tan señaladas, Bodegas Vidular quiere invitar a todos los cántabros a brindar con un brut de Albariño elaborado en la región: "Para elaborar ese brut empleamos el método champenoise, tal y como se hace en Francia."

Son muchos los que desconocen que Cantabria ha sido históricamente una tierra de vinos. Las Bodegas Vidular Son la materialización del sueño de la familia Durán. Un padre y dos hijos apasionados por el campo y que desde hace 18 años trabajan con el objetivo de colocar al vino cántabro en el lugar que se merece. En un principio comenzaron con una producción de apenas 4.000 botellas que lanzaron en 2004 y en estos momentos cuentan con un total de 10 hectáreas de viñedos.

vidular2

En estas fechas tan señaladas, Bodegas Vidular quiere invitar a todos los cántabros a brindar con un brut de Albariño elaborado en la región. "Para elaborar este brut empleamos el método champenoise, tal y como se hace en Francia. Después de una primera fermentación y embotellado, se produce una segunda fermentación alcohólica en la botella. Esta segunda fermentación es inducida añadiendo la proporción adecuada de fermento y azúcar. En este tiempo la botella de champán se tapa con un corcho especial. Luego se coloca de tal manera que los sedimentos o posos caen al cuello de la botella y reposa durante nueve meses. Después se procede al degüelle y la botella se vuelve a tapar, esta vez con el conocido tapón de corcho en forma de hongo", aseguran. De esta manera se consigue un sabor único. “Es bastante diferente al champagne de otras regiones, ya que mantiene las características del albariño. No es tan seco como otros y aporta mucho frescor. Es el primero que se elabora en la región”, agregan.

Es bastante diferente al champagne de otras regiones, ya que mantiene las características del albariño. No es tan seco como otros y aporta mucho frescor

Qué mejor manera de celebrar estas fiestas que maridando los sabores más intensos que ofrecen los pescados del Mar Cantábrico y los montes de toda la región que con un caldo espumoso, elaborado en Vidular y con una personalidad distinta a todo lo demás. De cara a estas fechas se van a producir cerca de 3.000 botellas de esta especialidad. Un brindis con el que desear éxitos y salud de cara al próximo año, en el que Bodegas Vidular va a seguir apostando por reivindicar la personalidad de Cantabria. 

ENOTURISMO

Conocedores de la evolución que ha experimentado en los últimos años el mundo del vino, hace tres años decidieron dar un paso adelante y apostar por el enoturismo. 

Fue entonces cuando abrieron las puertas de su alojamiento rural. Una espectacular casona tradicional restaurada que ha sabido conservar su carácter y en la que ellos mismos han trabajado para dotarla de un aspecto único. Con capacidad para 16 personas se sitúa rodeada de viñedos y junto a la propia bodega. “En los últimos meses hemos recibido visitantes que han llegado desde diferentes lugares del mundo, tanto ingleses, como franceses, puertoriqueños. Todos llegan con ganas de disfrutar de este entorno único al mismo tiempo que les ofrecemos una experiencia completa. El consumidor cada vez demanda más conocer todo sobre el producto y el vino es un producto muy particular. En cada zona es diferente y tiene unas particularidades que nosotros intentamos explicarles. Les vamos a enseñar todo el proceso de elaboración del brut, con un degüelle en directo y una degustación acompañado de anchoas y otros alimentos de la zona. En estos momentos estamos abiertos a realizar visitas guiadas a diario. 

CASA

SUS VINOS 

Sus vinos han conseguido numerosos reconocimientos a lo largo de los años. Las variedades de uva con las que trabajan son chardonnay, albariño, godello y treixadura, que combinan. El sistema de plantío que utilizan es el gullot, que es un sistema de poda francés que se hace en terrenos muy vigorosos, para controlarlos. La primera es la variedad de uva blanca. Es fina, elegante y se usa en su primera marca, el Ribera del Asón. Es un coupage (mezcla de dos o más variedades de uva) con albariño. La primera da cuerpo y la segunda aromas cítricos. La treixadura es una de las que más llevan los blancos atlánticos con más calidad, y que se aclimata muy bien a Cantabria. Por su parte el albariño es una de las que más reconocimientos tiene por sus características aromáticas y sus acideces equilibradas y además el godello que es perfecto para la orografía de esta finca de Noja, que tiene mucho aporte de caliza y que madura muy bien. El Cantabricus, otro de nuestros vinos, está conformado por Treixadura (80%),y Chardonnay (20%).

VIDULAR

Comentarios