lunes 24/1/22

Lo ocurrido en los últimos días en la frontera entre España y Marruecos en Ceuta ha dejado imágenes tan impactantes como escalofriantes. Utilizar a la población para provocar una crisis y un conflicto entre países es un acto deleznable, pero utilizar a los niños que se han podido ver en la playa es, como señala Toño, de lo más bajo que puede caer una sociedad.

Comentarios