martes 24/5/22
Cantabria

El Ayuntamiento recuperará el lavadero de Santa María en Quijas

Se pretende realizar un diseño lo más fiel al original

El alcalde de Reocín, Pablo Diestro
Hace unos dos meses se presentó a los vecinos la iniciativa y se les pidió que aportasen "bocetos y descripciones de cómo era el lavadero.

El Ayuntamiento de Reocín va a recuperar el lavadero de Santa María, en Quijas, con un proyecto que "respetará el diseño original" y supondrá una inversión de unos 15.000 euros.

Así lo ha anunciado, en un comunicado, el alcalde de Reocín, el regionalista Pablo Diestro, quien ha destacado que esta actuación es una demanda de los vecinos de Quijas para los que el lavadero, demolido hace unos quince años, "representaba una parte muy importante de su historia y patrimonio".

Ha explicado que, para que la rehabilitación sea "lo más fiel al aspecto que tenía la construcción", en el diseño del proyecto se ha abierto un proceso de participación y se está contando con "la descripción" de los vecinos, "especialmente de los mayores, que son los que tienen más recuerdos" del lavadero.

Se está contando con "la descripción" de los vecinos, "especialmente de los mayores, que son los que tienen más recuerdos" del lavadero.

Diestro ha señalado que, en colaboración con la Junta Vecinal de Quijas, que preside la regionalista Inmaculada Villaescusa, hace unos dos meses se presentó a los vecinos la iniciativa y se les pidió que aportasen "bocetos y descripciones de cómo era el lavadero, para reconstruirlo de la manera más fiel a como fue en su momento".

A partir de esas aportaciones se encargó la redacción del proyecto y en una segunda reunión celebrada esta semana se mostró a los vecinos los primeros planos y bocetos del lavadero.

Una vez que se hayan realizado "algunas pequeñas modificaciones" se incorporarán al proyecto para después presentarlo a la Dirección General de Administración Local del Gobierno de Cantabria para que con su ejecución los vecinos de Quijas puedan recuperar parte de su historia.

El alcalde ha afirmado que la decisión de demoler el lavadero de Quijas tras el derrumbe de la cumbrera se tomó hace unos quince años y provocó "un gran rechazo en el pueblo, llegando algunos vecinos a intentar parar la demolición impidiendo el paso de las palas excavadoras". Sin embargo, finalmente, el lavadero fue derribado y hoy en día apenas se conserva parte del muro.