martes. 04.10.2022

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha activado el aviso naranja (riesgo importante) por fenómenos costeros para el miércoles y el jueves, y los avisos amarillos (riesgo) por lluvia y nieve, por lo que el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria aconseja extremar la precaución. En la jornada de hoy, día 7, se ha activado el aviso amarillo por costeros entre las 15:00 horas y el final del día, por viento del oeste o noroeste fuerza 7, ocasionalmente 8 al terminar la jornada, y mar combinada del noroeste aumentando de 4 a 5 metros. Este aviso enlazará con el naranja por el mismo fenómeno que se extenderá hasta la medianoche del jueves.

La previsión para el miércoles es de viento de componente oeste fuerza 8 y mar combinada del noroeste de 5 a 7 metros, siendo el jueves de mar combinada del noreste de 5 a 7 metros disminuyendo a 4 a 6 metros, y viento del oeste fuerza 7, pudiendo alcanzarse ocasionalmente la fuerza 8.

Además, este miércoles 8, entre las 9:00 horas y el final de la jornada, el centro y el valle de Villaverde estarán en aviso naranja por nieve, por acumulaciones de seis centímetros a 900 metros. El mismo nivel de riesgo tendrán Liébana y Campoo, también desde las 9:00 horas hasta la medianoche.

Se esperan acumulaciones de 10 centímetros en 24 horas a 800 metros en Liébana, y de 5 centímetros a 900 metros en la Cantabria del Ebro, comarca que se podrá ver afectada por el deshielo en la jornada del día 9. El jueves serán el centro, el valle de Villaverde y el litoral los que estarán en aviso amarillo, en este caso por lluvia, entre el comienzo del día y las 18:00 horas. Se prevé una precipitación acumulada en 12 horas de 40 litros por metro cuadrado, más probable al este.

RECOMENDACIONES

Ante la previsión de nieve para los próximos días, el 112 aconseja evitar la utilización del coche si no es imprescindible en las zonas afectadas; solicitar información del estado de las carreteras y la situación meteorológica; en caso de ser imprescindible la utilización del vehículo, revisar neumáticos, anticongelante y frenos, y llevar cadenas, móvil cargado, el depósito lleno y ropa de abrigo. Se insta también a prestar especial atención a las placas de hielo que se puedan formar en la calzada, especialmente al amanecer y al anochecer, y en zonas sombrías.

En el caso de quedarse atrapado en el coche, se recomienda permanecer dentro del vehículo con la calefacción puesta y renovando el aire cada cierto tiempo. Es muy importante evitar quedarse dormido y comprobar que la salida del tubo de escape está libre, para evitar que el humo penetre en el habitáculo.

Del mismo modo, se pide no salir a la montaña. En el caso de que sea indispensable, se insta a mantenerse continuamente informado de la situación meteorológica y de los riesgos de aludes; conocer de los refugios cercanos; llevar el móvil cargado o sistemas de comunicación alternativos; respetar las indicaciones, señalizaciones y prohibiciones, y extremar las precauciones.

Además, hay que tener especial cuidado con chimeneas y aparatos generadores de calor, manteniéndolos en buen estado, alejándolos de textiles y apagándolos siempre que se vaya a salir de casa o por las noches. Es necesario también adecuar la ropa y el calzado a la temperatura y condiciones del exterior, y prestar una especial atención a niños, ancianos y personas con patologías.

Ante la llegada de mala mar se solicita a la población que se aleje de malecones, playas, espigones y de otros lugares próximos a la línea de costa; que evite estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje; y que respete en todo momento los cordones de seguridad y los vallados habilitados por las autoridades pertinentes.

Por la previsión de lluvias intensas se recomienda retirar del exterior de las viviendas aquellos objetos que puedan ser arrastrados por el agua; revisar canalones y desagües; no estacionar vehículos en cauces secos ni a la orilla de ríos; circular, en la medida de lo posible, por carreteras principales y autopistas, y aumentar la prudencia al volante.

En último término, se insta a la ciudadanía a que ante cualquier incidencia llame lo antes posible al 112 para procurar una rápida intervención. Además, a quienes tienen cuenta en redes sociales, se les anima a seguir los perfiles oficiales de entidades que facilitan información sobre emergencias, estado de las carreteras o meteorología.

Es recomendable, además, descargar la app gratuita My112 que, en caso de llamada al 112, remite la geolocalización y datos del afectado, y permite al personal del Servicio de Emergencias enviar mensajes con información de interés al móvil de los usuarios.

EVITAR INCENDIOS

Por otra parte, el 112 solicita prudencia para evitar incendios en viviendas pues con el frío y la utilización generalizada de aparatos emisores de calor se incrementan las probabilidades de que se produzcan. Para evitar accidentes, los elementos generadores de calor deben estar alejados de textiles o materiales combustibles (cortinas, sofás, alfombras, papel, productos químicos...). Se deben de mantener despejadas las rendijas de ventilación de las estancias, y no dejar fuentes de calor encendidas por la noche o cuando no haya nadie en casa. Conviene, además, instalar detectores de incendios que captan la presencia de humo o gases, según el modelo, y alertan de la presencia de fuego en el hogar.

Por tipología, si los aparatos son eléctricos y se usan regletas para conectarlos, hay que asegurarse de que estén homologadas y aguanten la misma intensidad o más que la línea a la que van conectadas. Deben de tener el cableado en perfectas condiciones sin muescas en el aislante o empalmes. Es conveniente, también, revisar las instalaciones eléctricas periódicamente y, si son antiguas, renovarlas.

Si se percibe olor a gas se debe cerrar la llave de paso o bloquear la salida de la bombona, evitar fuentes de ignición (cerillas, mecheros, interruptores, etcétera), ventilar la vivienda inmediatamente, y llamar al 112. En estos casos es especialmente importante que los espacios obligatorios destinados a la ventilación estén despejados para garantizar la renovación del aire y evitar intoxicaciones.

Si lo que se tiene en casa es una chimenea conviene saber que la principal causa de los incendios es la falta de eliminación de resina y hollín de los conductos por los que se evacúa el humo. Se debe, por tanto, hacer un mantenimiento periódico de los mismos y limpiar los tubos de extracción, eliminado los residuos de la combustión que se acumulan en los tiros.

Se recomienda también quemar madera seca, que genera menos resina que la húmeda, produciendo menos desechos, y no utilizar gasolina, ni productos aceleradores de la ignición para iniciar el fuego. Los materiales combustibles se deben mantener a más de un metro de distancia del hogar, sin dejar pilas de madera o papeles para encender cerca del fuego. Una vez finalizado su uso hay que asegurarse de que la chimenea queda totalmente apagada y no tirar ceniza a la basura, si existe la posibilidad de que povisas calientes puedan provocar un incendio.

Activada la alerta naranja por nieve y fenómenos costeros hasta el jueves
Comentarios