jueves 2/12/21
URBANISMO

Asociaciones de vecinos rechazan que se ocupe el arco inferior del Banco Santander y piden alternativas

"Si permitimos esta intervención, abrimos la puerta a que todos los demás tengan el mismo derecho a modificar la idiosincrasia de Santander".

vecinos
De izquierda a derecha, Ricardo Sainz, Domingo de la Lastra, Ramón Carrancio y Jesús Garay, este martes en rueda de prensa

Asociaciones de vecinos de Santander han manifestado su rechazo a la ocupación del arco inferior de la sede social del Banco Santander y, aunque apoyan la transformación del edificio en un centro de arte, creen que hay alternativas que no supongan el cierre visual de la calle Marcelino Sanz de Sautuola, más conocida como calle Martillo. El presidente de la Asociación de Vecinos del Río de la Pila, Jesús Garay; el asesor de esta entidad y arquitecto Domingo de la Lastra, y los presidentes de la FECAV y de la Federación de Vecinos Ciudad de Santander y Cantabria, Ricardo Sainz y Ramón Carrancio, han solicitado hoy en una rueda de prensa que se estudien alternativas a la actuación planteada en el arco por el arquitecto David Chipperfield. A pesar de su "unánime alabanza" a la iniciativa del Banco Santander de traer a la capital cántabra un proyecto cultural de tal envergadura, que supondrá una inversión de 45 millones de euros y tendrá muchos beneficios para la ciudad, han considerado que se pueden llevar a cabo otro tipo de actuaciones interiores para dotar al edificio de escaleras y que no supongan intervenir en el arco.

De la Lastra pide tanto a los promotores del proyecto como al Ayuntamiento reflexionar sobre "si es imprescindible" esa parte de la actuación

De la Lastra ha señalado que el Proyecto Pereda en la sede del Banco Santander "nos parece muy bien pero sin que suponga perjudicar a los intereses" de los vecinos del entorno, que es lo que hace a su juicio "la única alternativa que se ha presentado" y que contempla esa intervención en el arco "apropiándose del espacio de la calle y de la visión hacia la bahía". Y es que, ha dicho, el arco inferior del edificio es "un eje visual importante" de la calle Martillo y ha pedido tanto a los promotores del proyecto como al Ayuntamiento reflexionar sobre "si es imprescindible" esa parte de la actuación, algo que tanto él como arquitecto como las asociaciones de vecinos creen que no y consideran que hay alternativas. En este punto, ha indicado que la intervención planteada en el arco "nos dicen que es transparente pero no es así", ya que ese espacio estará ocupado por escaleras. "La transparencia es nula", ha asegurado De la Lastra, que ha llamado a que se busque una solución que permita conservar ese característico arco del edificio diseñado en los cincuenta por Javier González de Riancho.

Además de reclamar una alternativa a esa parte del proyecto, los representantes vecinales han opinado que a un estudio del nivel de David Chipperfield "no le costará nada" replantear esa intervención en el arco y buscar otra solución para la conectividad en el edificio sin actuar en ese "símbolo" del edificio y de la ciudad de Santander. Así, bajo el lema Museo sí, calle también han reclamado mantener las características del arco y no alterarlas, y más cuando se trata del "icono" de un edificio que pertenece a un Conjunto Histórico Artístico con un alto nivel de protección.

Garay afea a Díaz que haya "trabajado codo con codo con el Banco Santander" en este proyecto y lo haya "ocultado a la opinión pública"

Por otro lado, el presidente de la Asociación de Vecinos del Río de la Pila ha sido muy crítico con el concejal de Fomento del Ayuntamiento, César Díaz, al que ha afeado que haya "trabajado codo con codo con el Banco Santander" en este proyecto y lo haya "ocultado a la opinión pública". "César Díaz lleva últimamente varios revolcones y todo por no atender a los vecinos", ha lamentado Garay, para quien el edil del PP ha trabajado durante dos años en este proyecto "de espaldas a la ley al ciudadano". Por ello, le ha reclamado más diálogo y participación vecinal "para evitarnos estos problemas y los venideros". También ha lanzado críticas hacia el concejal de Urbanismo, Javier Ceruti, por apoyar el proyecto diciendo que el edificio, la colección de arte y la inversión es del Banco Santander, cuando "cualquier otro vecino no puede hacer ninguna actuación en su propiedad sin que le deje el Ayuntamiento". En la misma línea se ha pronunciado el presidente de la FECAV, para quien haber trabajado durante dos años con el Banco Santander en el proyecto sin contar con los vecinos y colectivos de la ciudad es "una nueva cacicada" del Ayuntamiento, que ya "no lo puede hacer peor". Y ha cuestionado que el Consistorio apoye y defienda intervenir en el arco, que es "una barbaridad".

Por otro lado, el presidente de la Federación de Vecinos Ciudad de Santander y Cantabria, Ramón Carrancio, ha cuestionado la legalidad de la intervención en el arco por dos cuestiones relaciones con la protección del área arquitectónica en la que se ubica el edificio y con el impacto visual. Primero, ha indicado que el edificio forma parte de un Conjunto Histórico Artístico y, "si permitimos esta intervención, abrimos la puerta a que todos los demás tengan el mismo derecho a modificar la idiosincrasia de Santander". Y, segundo, se ha referido al impacto visual que causará esta intervención en el arco choca con la protección que frente a esos impactos tiene el Plan Regional de Ordenación del Territorio (PROT). Y ha pedido al Ayuntamiento "no acelerarse con este proyecto" en que, aunque tarde en llevase a cabo "un año más", se pueden "compaginar los intereses de todo el mundo" si hay "voluntad". Al respecto, Garay ha cuestionado la voluntad de los 'populares' en el Consistorio, ya que son "los únicos que aún no nos han recibido" para conocer las inquietudes vecinales por este proyecto.

Comentarios