miércoles 25/5/22

Las 40 plazas del albergue municipal de Vigo para personas sin hogar son insuficientes, y la situación se ha agravado con la ola de frío. Cada noche queda algún indigente fuera por falta de espacio, mientras una parte de las instalaciones –la correspondiente a la antigua iglesia– está ocupada por pasos de Semana Santa, como contemplaba el acuerdo suscrito hace seis años por el Ayuntamiento con la Fundación Valeriola, a la que pertenecía el albergue, gestionado entonces por la Misión del Silencio, según ha publicado La Voz de Galicia.

Colectivos sociales de Vigo, ciudad pontevedresa gobernada por Abel Caballero (PSOE), entienden que no es de recibo que haya personas que duermen a la intemperie mientras una parte del espacio está ocupada por imágenes religiosas. Uno de esos colectivos, Os Ninguéns, remitirá esta semana un escrito al Ayuntamiento y al Obispado –al que aún pertenece la zona de la iglesia– para pedirles que se pongan de acuerdo y permitan ocupar ese espacio en momentos de emergencia como los actuales. “Vamos a dirigirnos al obispo para que tenga generosidad y deje que se trasladen las imágenes a otras iglesias. De esa forma quedaría un espacio para utilizar con carácter provisional en momentos de urgencia como el de ahora, con la ola de frío. Se podrían poner veinte o treinta literas y colchones y se evitaría que la gente duerma al raso”, ha explicado Antón Bouzas, portavoz de Os Ninguéns y educador social, a La Voz de Galicia.

Colectivos sociales y políticos de Vigo reclaman medidas de emergencia urgentes antes de que muera alguien en la calle y para evitar que las personas sin techo se refugien en edificios en ruinas. La acampada ubicada junto al Ayuntamiento desde hace once meses para reivindicar mejoras sociales acoge a las personas que cada noche quedan fuera del albergue municipal. Sin embargo, sus responsables creen que dormir en una tienda de campaña sobre el asfalto no es una solución y están remiten a los afectados a los servicios sociales.