domingo 1/8/21
TRIBUNALES

El acusado de violar a su expareja acepta cuatro años y ocho meses de prisión tras reconocer los hechos

Audiencia Provincial de Cantabria
Audiencia Provincial de Cantabria

El acusado de agredir sexualmente a su expareja, sobre la que tenía orden de alejamiento y prohibición de comunicarse con ella, ha reconocido este martes los hechos en el juicio contra él, celebrado en la Audiencia Provincial de Cantabria, y ha aceptado la pena de cuatro años y ocho meses de prisión que pide la fiscal.

La representante del ministerio público y el abogado del procesado han elevado a definitivas sus conclusiones en la sesión, que se ha desarrollado con conformidad de ambas partes en la Sección Tercera y que ha quedado así vista para sentencia. El implicado se ha declarado culpable de quebrantamiento de condena y violación y se ha mostrado de acuerdo con los hechos que se le imputan.

Por su parte, la víctima se ha ratificado en lo denunciado y declarado durante la instrucción y ha reafirmado la indemnización interesada, "sobre todo por el daño que me hizo", ha expresado durante su declaración, como perjudicada y testigo. Al haber acuerdo entre la Fiscalía y la Defensa, se ha renunciado al resto de la prueba testifical prevista, y la pericial se ha reducido a la comparecencia de los forenses que examinaron a la mujer y que han corroborado el informe de lesiones elaborado en marzo de 2018.

Ese mismo mes, según la fiscal y como ha reconocido el propio acusado, acudió una madrugada al domicilio de quien había sido su pareja durante cuatro años, y a la que tenía prohibido acercarse o comunicarse con ella durante tres, hasta septiembre de 2020, al haber sido condenado por un delito de violencia de género en 2017. Pese a ello, "en muchas ocasiones" y "con consentimiento mutuo", el hombre había mantenido comunicaciones telefónicas con la mujer, se habían visto e incluso habían retomado temporalmente la relación que tenían.

La noche de los hechos enjuiciados, cuando la víctima abrió la puerta, él se abalanzó sobre ella y cayó sobre una cama que se encontraba en la entrada de la vivienda. Entonces, el procesado le sujetó los brazos, le colocó una de sus manos en la boca "para que no gritara, la bajó el pantalón, apartó la ropa interior e introdujo su pene en la vagina de la mujer, a pesar de la tenaz oposición de ella, y eyaculó dentro".

A continuación, el hombre -que se encontraba "afectado en su capacidad volitiva" por una "muy abundante" ingesta de alcohol- "vomitó al lado de la cama, arrojó despectivamente un billete de 20 euros a la mujer y se marchó".

Tras esto, permaneció en prisión provisional hasta agosto de 2019 y en la declaración en el juzgado de instrucción en octubre de 2020 reconoció los hechos. Además, ha entregado a la mujer 2.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

QUEBRANTAMIENTO DE CONDENA

La Fiscalía considera que es autor de un delito continuado de quebrantamiento de condena y de otro de quebrantamiento en concurso con un delito de violación, en los que concurren las circunstancias agravantes de reincidencia, género y parentesco, y las atenuantes de embriaguez, confesión y reparación.

Así, solicita una pena de cuatro años y ocho meses de prisión para el acusado. En concreto, tres años y nueve meses por incumplir la prohibición de acercarse a la mujer y violarla, y once meses más por quebrantar de manera continuada la prohibición de comunicarse y acercarse a ella. Junto a ello, pide que se le prohíba acercarse a la víctima durante un plazo dos años superior al de la pena de prisión, así como libertad vigilada durante cinco años tras su salida de la cárcel.

Por último, la fiscal considera que el implicado debe indemnizar a su expareja en 6.000 euros en concepto de responsabilidad civil, además de con 60 euros por el tiempo que tardó en curar de sus lesiones y al Servicio Cántabro de Salud, en la cantidad que se determine en la sentencia. El juicio, en el que el procesado ha declinado ejercer su derecho a la última palabra, ha quedado visto para sentencia.

Comentarios