miércoles 1/12/21
SECTOR LÁCTEO

Acuerdo para pagar más de 0,34 euros por litro a los ganaderos

El Gobierno regional va a convocar una "gran Mesa" del sector para plantear las líneas rojas, entre las que se encuentra un precio final al consumidor superior a los 0,60 euros por litro.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, durante la reunión con ASAJA
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, durante la reunión con ASAJA

El Gobierno de Cantabria intentará propiciar un acuerdo de todos los integrantes de la cadena del sector lácteo en la comunidad autónoma (ganaderos-industria-distribución) para que la leche al consumidor final no se venda por debajo de los 0,60 euros por litro ni se pague al ganadero menos de 0,32-0,34 €/litro.

Esa es la "línea roja" que el Gobierno de Cantabria planteará en la "gran Mesa" del sector lácteo que quiere convocar en los "próximos días".

Así lo ha anunciado este martes el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, quien, tras reunirse con representantes de la Asociación de Jóvenes Agricultores y Ganaderos (ASAJA) de Cantabria, ha opinado que se puede llegar a un pacto "que beneficie a todos a largo plazo" por medio del cual se haga valer "que la calidad hay que pagarla a un precio mínimo", "que no se utilice la leche como reclamo y que no se venda por debajo de coste".

ASAJA quiere que en la Mesa estén representadas todas las partes para llegar a "acuerdos sólidos". "No queremos representantes, queremos que vengan los que tienen poder de decisión porque las medidas que se van a tomar van a ser importantes", señala.

Además, la asociación ha coincidido con Revilla en que no hay un "precio digno" de la leche ni que permita la "supervivencia" del ganadero por debajo de los 0,60 €/litro.

El presidente de ASAJA Cantabria, Pedro Gómez, ha lamentado que actualmente en la distribución en la región se vende por debajo de esta "línea roja", llegando incluso a encontrar precios inferiores a los 56 céntimos el litro u ofertas como 2x1, algo que, a su juicio, "no se puede consentir".

Desde la asociación se ha alertado al jefe del Ejecutivo de la situación "prácticamente insostenible" de "muchas explotaciones" de la región por "falta de rentabilidad" y de lo también "insostenible" de un precio de la leche que, según señalan, no cubre los costes de producción.

La peor situación de la historia

Revilla ha coincidido con este diagnóstico y ha opinado que el sector ganadero, y sobre todo el lácteo, "quizás" se encuentren en la "peor situación" de su historia.

Así, ha señalado como hace 18 años se consideraba "muy preocupante" que los ganaderos recibieran 0,31 euros por el litro y ha advertido de que ahora se les paga de media 0,28€/litro o 0,29€/litro, lo que --ha dicho-- lleva al sector "al desastre" y "a la ruina".

Revilla ha recordado, además, que el pasado noviembre ya trasladó al presidente del Gobierno central, ahora en funciones, Mariano Rajoy, esta problemática y el jefe del Ejecutivo regional ha asegurado "no entender" cómo éste "no es capaz" de que la UE considere al sector ganadero como "estratégico" por su función de estructurar la población en las zonas rurales.

Vigilancia estricta

En relación a lo que prevé hacer el Ejecutivo de Cantabria para intentar abordar el problema de la leche, y además de intentar un acuerdo del sector sobre el precio mínimo, Revilla ha expresado el compromiso del Gobierno de llevar a cabo una "vigilancia estricta" de la calidad de la leche que está llegando a Cantabria procedente del excedente de stock de la UE, especialmente de Francia, que se vende a un precio de 0,21 euros y que está provocando que algunas empresas hayan dejado de recoger leche en Cantabria.

"Estoy convencido de que la leche de Cantabria es la mejor de España", ha dicho Revilla, apoyándose para ello en las mediciones de laboratorios lecheros que acreditan que más del 97% del producto producido en Cantabria reúne todos los parámetros de calidad exigidos por la Unión Europea. El jefe del Ejecutivo regional ha puesto en duda de que la leche que está llegando a la región no cumple con los mismos requisitos.

ASAJA ha manifestado su "descontento" porque sigue entrando leche en España que "no es apta en otros países de la UE, pero que aprovecha la normativa flexible que hay en España para posicionarse".

Y ha reclamado que se hagan inspecciones a esas cisternas con leche extranjera y se miren parámetros relacionados con el tratamiento térmico  de calidad en términos de su calidad microbiológica inicial o vejez.

Ante la situación del sector, desde ASAJA creen, y así lo han pedido a Revilla, que el Gobierno de Cantabria, al margen de las iniciativas del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, "tiene que arbitrar medidas" para intentar establecer este precio mínimo para la leche.

Para el presidente de ASAJA en la región, Pedro Gómez, cree que dada la situación de interinidad en que se encuentra el Gobierno central y después de las medidas adoptadas por el Ministerio en la pasada legislatura para intentar buscar una solución al problema de leche, "ahora le toca" al Gobierno de Cantabria "ponerse a trabajar".

ASAJA, que ve "disposición" en Revilla, advierte que necesitan medidas "a corto plazo" y considera que "en un mes" debería de haberse celebrado ya esa Mesa del sector lácteo.

Cambio rápido

El presidente de ASAJA insiste en la necesidad de un "cambio rápido" que permita garantizar la sostenibilidad de las explotaciones y ha opinado que las medidas puestas en marchas desde el Ministerio son "a medio" y "largo plazo".

Además, ha opinado que algunas de las medidas puestas en marcha generan "mucha desconfianza" en el sector y su aplicación da como resultado "casos incomprensibles".

Como ejemplo, ha puesto que solo 163 explotaciones ganaderas cántabras se hayan beneficiado de parte de los 20 millones de euros de ayuda concedidos por el Ministerio para intentar paliar la problemática del precio de la leche.

Y es que, a juicio del presidente de ASAJA, las ayudas públicas "no pueden sustentar" el precio mínimo de la leche, sino que ello se debe conseguir con lo que paga el consumidor final.

Poner en valor los productos regionales

Al margen de la leche, ASAJA ha pedido a Revilla que "ponga en valor" los productos de la región, no sólo los transformados sino también las materias primas que se producen.

La asociación defiende que la carne con sello IGP debe darse a conocer y establecerse líneas de comercialización para que el consumidor pueda adquirirla sin problema.

Comentarios