jueves 2/12/21
TRIBUNALES

Absuelven al arrendatario de un restaurante para el que pedían 3 años por apropiación indebida

La Audiencia señala que retiró el material de hostelería del local del que iba a ser desahuciado "por orden" del administrador concursal.

camarera restaurante cafe
La Fiscalía solicitó tres años de prisión y el pago de una indemnización de casi 60.000 euros

La Audiencia Provincial ha absuelto al arrendatario de un restaurante de Castro Urdiales para quien la Fiscalía solicitó tres años de prisión y el pago de una indemnización de casi 60.000 euros por apropiación indebida a la empresa propietaria del local.

El hombre estaba acusado de llevarse los electrodomésticos, la maquinaria y el mobiliario del restaurante que tenía alquilado desde el año 2007, y que figuraban en el inventario del contrato de arrendamiento, al conocer que el juzgado iba a ejecutar un lanzamiento por desahucio.

Sin embargo, la Audiencia le ha absuelto porque no ha quedado acreditado que se llevara el material de hostelería "con intención de obtener un beneficio indebido".

De hecho, el relato de hechos probados de la sentencia, consultada por Europa Press, explica que retiró la mayor parte del material de hostelería del local arrendado y lo depositó en una lonja, "con conocimiento" del Juzgado de lo Mercantil y "a disposición" de la masa del concurso de acreedores de la empresa de la que era administrador.

Su empresa entró en concurso en 2011, y al año siguiente el Juzgado de lo Mercantil acordó el cierre y cese total de la actividad. Paralelamente, un juzgado de Castro Urdiales declaró resuelto el contrato de arrendamiento del negocio por el impago de rentas y condenó al acusado a desalojar el local, señalándose el lanzamiento para el 11 de junio de 2012.

La sentencia señala que "ante la inminencia del lanzamiento", el administrador concursal le indicó que retirara dicho material, toda vez que fue considerado en el procedimiento concursal como parte integrante de la masa activa de la mercantil.

Además de los tres años de prisión, la Fiscalía solicitó una multa de 3.240 euros y una indemnización de 59.780 euros a la empresa arrendadora por el valor de los inmuebles y daños. La Audiencia, sin embargo, le absuelve y declara de oficio las costas procesales.