sábado 23/10/21
TRIBUNALES

Absuelto el acusado de maltratar y violar a una mujer que trajo de Rumanía para ejercer la mendicidad

Audiencia Provincial de Cantabria
Audiencia Provincial de Cantabria

La Audiencia Provincial ha absuelto a un hombre de nacionalidad rumana acusado de traer a Cantabria a una compatriota para ejercer la mendicidad y violarla y maltratarla, hechos por los que Fiscalía le pedía nueve años de prisión y casi 11.000 euros de multa.

La sentencia considera que tras el juicio, celebrado en diciembre en la Sección Tercera de la Audiencia, no ha quedado probado que el implicado explotara económicamente a la denunciante durante el tiempo que ambos vivieron juntos o que se quedara con el dinero que ella obtenía de pedir, ni que la agrediera físicamente. Y tampoco entiende constatado que el procesado obligara a la mujer a acercar la cabeza a su zona genital estando vestido o a mantener relaciones sexuales con él o con terceros, en presencia de estos, según consta en el fallo, al que ha tenido acceso esta agencia.

La resolución judicial señala que lo único que ha quedado probado es que en julio de 2019 la mujer decidió "libre y voluntariamente" venir a España, a Reinosa, a vivir y dedicarse a la mendicidad, "dedicación que sabía y conocía antes de venir". Y para ello, acudió a su amigo, el acusado, que vivía en la localidad cántabra y se dedicaba igualmente a la mendicidad y a la chatarra. Había conocido al hombre -estuvo seis meses en prisión provisional por esta causa, desde agosto de 2019 a febrero de 2020- por las redes sociales y viajó con él de desde Rumanía a España. Una vez en la región, la denunciante vivió con el denunciado y se dedicó a la mendicidad.

Pero en agosto de 2019, la mujer comentó a otro amigo suyo que el acusado la había engañado y que tenía mujer e hijos -extremo este último que no se ha probado-, razón por la que quería volverse a su país aunque carecía de medios para ello. Tras esto, su amigo interpuso una denuncia en Rumanía y la Policía localizó a la mujer en una plaza de Reinosa, ejerciendo la mendicidad y portando en ese momento su carta de identidad rumana. La Fiscalía consideró que los hechos denunciados constituían un delito de trata de seres humanos en su modalidad de mendicidad, otro de maltrato de obra y un tercero de agresión sexual. Por todos ellos solicitaba una pena de nueve años de prisión y una multa de 10.900 euros. Y en concepto de responsabilidad civil, considera que el hombre debía indemnizar a la mujer con 12.000 euros.

Tras el juicio, el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha considerado que los hechos constitutivos de delito no han quedado probados y ha absuelto al acusado. La sentencia no es firme, ya que cabe interponer recurso de apelación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC).

Comentarios