jueves 13/5/21
TRIBUNALES

540 euros de multa para un vecino de Noja por amenazar a un concejal

El hombre acudió al despacho del titular de Medio Ambiente junto a un grupo de personas para pedir explicaciones por la tala de unos árboles cuando se produjo la amenaza, según grabaron las cámaras del Ayuntamiento.

Ayuntamiento de Noja
Ayuntamiento de Noja

Un vecino de Noja deberá pagar 540 euros de multa por un delito leve de amenazas contra el concejal de Medio Ambiente, Javier Martín, tras acudir a su despacho en el Ayuntamiento para pedirle explicaciones por la tala de unos árboles. Así consta en la sentencia del juzgado de Instrucción número 2 de Santoña, que relata cómo el 21 de junio de 2016 un grupo de personas, entre las que se encontraba este hombre, acudieron "en gran estado de agitación" al Ayuntamiento de Noja para solicitar los motivos del corte de los árboles eucaliptos ubicados en el parque Marqués de Velasco.

Según la resolución judicial, durante este encuentro el concejal se dirigió a la esposa del condenado y le dijo: "Yo hago lo que me sale de los cojones, tú puedes hacer lo que te dé la puta gana", lo que provocó que el marido amenazase al edil diciéndole "como vuelvas a hablar así a mi mujer, te parto la cara; te doy una ‘así’ y te sacó por la ventana", al tiempo que levantaba el brazo con el puño cerrado. Lo ocurrido, además de contar con testigos, está recogido por el “archivo del vídeo de la discusión que se reprodujo en el juicio".

Respecto a la sentencia, el concejal ha mostrado su "respeto" y "conformidad", afirmando que "las diferencias de parecer nunca pueden ser excusa para proferir amenazas como las que yo sufrí" y censurando las "críticas desaforadas y malas formas utilizadas por la oposición municipal del PP cuando se dio a conocer este proyecto".

"Con el autoritarismo propio del que tantas veces hizo gala durante su anterior etapa al frente del Ayuntamiento, el PP de Noja trató de amedrentar al equipo de gobierno actual (PRC-PSOE), generando en torno a esta actuación un injustificado clima de tensión. Afortunadamente, esa forma de proceder forma parte ya del pasado y ahora estamos centrados en sacar adelante nuestro trabajo diario en beneficio de todos los ciudadanos", ha concluido el concejal.

En su sentencia el juez considera que los hechos "no pueden calificarse como un delito leve de coacciones" porque el grupo de personas "no fue la de forzar a los responsables municipales a revocar o cambiar la decisión, sino solo pedir explicaciones".