viernes 18/6/21
VIOLENCIA

Unas 2.600 cántabras sufren violencia física y más de 14.500 psicológica

Presentación de la campaña
Presentación de la campaña

Unas 2.605 mujeres de Cantabria, el 1%, sufren violencia física, y el 5,6%, es decir 14.587, padecen violencia psicológica, según datos extrapolados de la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019 de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, publicada en septiembre. Así, según esta fuente, se estima que el 1,4% de las mujeres de Cantabria, 3.646, podrían sufrir violencia sexual; un 6,9% de las mujeres, 17.973, podrían estar siendo controladas; y un 2,1%, 5.470, sufrirían violencia económica.

Son datos que ha dado a conocer hoy el vicepresidente y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, durante la presentación de la campaña del Gobierno regional con motivo del 25N, el Día contra la violencia sobre la mujer, con la que el Ejecutivo quiere lanzar un mensaje de apoyo a las víctimas y ayudar a salir a quienes se sienten atrapadas por esta situación. Los datos señalan que en ocasiones una mujer es víctima de varias violencias a la vez y que, según el citado estudio, la media de tiempo que tarda en verbalizar su situación es de ocho años y ocho meses.

La campaña, además de lanzar ese mensaje de apoyo a las mujeres que se sienten atrapadas ofreciéndoles información sobre los recursos a su disposición, tiene vídeos específicos dirigidos a colectivos especialmente vulnerables como mujeres víctimas de trata, mujeres rurales y mayores de 65 años.

Desde el Gobierno de Cantabria tenemos un serio, firme y fuerte compromiso con la lucha contra la violencia sobre las mujeres.

El objetivo es "dar respuesta a la diversidad del maltrato" y que todas las víctimas tengan acceso a recursos para salir de su situación. "Desde el Gobierno de Cantabria tenemos un serio, firme y fuerte compromiso con la lucha contra la violencia sobre las mujeres. Apostamos por recursos de calidad, que no haya listas de espera, y poder dar respuesta a la diversidad de situaciones de maltrato. No podemos dejar a nadie atrás y menos a tantas mujeres que aún sufren violencia de género cada día", ha subrayado Zuloaga.

El vicepresidente ha indicado que, según un reciente estudio sobre entornos rurales, el 47% de las mujeres que viven en ellos considera a sus parejas machistas, y más del 80% habla de la existencia de machismo generalizado en el mundo rural.

De las mujeres rurales entrevistadas en el estudio de la Dirección General contra la Violencia de Género se constata que el 100% sufre violencia psicológica, el 78% violencia física, el 56,5% económica, el 39% sexual y el 34% ambiental. Casi todas las encuestadas han permanecido en relaciones de maltrato una media de 20 años.

Respecto a las mayores de 65 años, atrapadas por una violencia de "especial gravedad", el 60% reside en una ciudad pequeña, municipio rural o aldea, lo que es "la peor mezcla: mujeres mayores que además viven en el entorno rural hacen que el silencio se dispare", ha apuntado Zuloaga.

Así, el 40% de las entrevistadas ha sufrido violencia durante más de 40 años, y el 27%, entre 20 y 30 años; y la mayoría lo han hecho por miedo a que las mataran (35%) o por sus hijos (32%). A todas estas mujeres que sufren violencia, Zuloaga les ha asegurado que "nunca es tarde para cambiar de vida". "Cerca de ellas, en su ayuntamiento, los servicios sociales, los profesionales de la salud les pueden escuchar y ayudar", ha subrayado.

VIOLENCIA EN EL CONFINAMIENTO

Por otra parte, a preguntas de la prensa, la directora general de la Mujer, Consuelo Gutiérrez, ha indicado que los servicios que atienden a mujeres en Cantabria han constatado que desde marzo, cuando comenzó el confinamiento por Covid, no se ha producido un "aumento llamativo" de la violencia de género, lo que puede deberse a que la violencia psicológica de control, que es "muy frecuente", se produce en entornos de noviazgo, no de convivencia, con lo que puede haber disminuido durante este periodo.

Sin embargo, otros tipos de violencia, como la física, se han incrementado, ha dicho Gutiérrez. Durante el confinamiento, todas las mujeres que ingresaron en las casas de acogida habían sufrido violencia física y lesiones, "es decir, que la violencia que se estaba produciendo dentro de los hogares es posible que aumentara". Además, ha señalado que durante el confinamiento disminuyeron las solicitudes de protección, si bien a partir de junio se volvió "a los números habituales".

Gutiérrez ha recordado que aún en este periodo de restricción de la movilidad entre municipios, los tres centros del Gobierno en Santander, Torrelavega y Laredo están abiertos, y si no pueden acudir presencialmente, pueden recibir asistencia psicológica o información por teléfono y mail. También están operativos permanentemente los centros de acogida y emergencia para las mujeres y sus hijos.

Comentarios