lunes 16/5/22

A finales de febrero la Consejería de Sanidad presentaba una encuesta del sistema autonómico de salud realizada en 2017 para evaluar la eficacia y la eficiencia de los servicios, así como para identificar las necesidades de mejora. Y aunque el propio informe señala algunos elementos que necesitan ser mejorados, destaca notablemente los problemas que muchos usuarios encuentran en el primer paso para acceder a la atención primaria, es decir, al médico de cabecera. En concreto, para pedir la cita vía telefónica, sistema al que recurren muchos usuarios de avanzada edad o aquellos que no tienen un acceso fácil a internet. Según los datos arrojados por esta encuesta, alrededor del 25% de los usuarios tiene que realizar más de cinco llamadas para poder lograr una cita con su médico.

Lo más llamativo es la alternativa que les ofrecen. Según ha explicado a este medio Pilar, una de estas usuarias afectadas vecina de Torrelavega, intentó contactar por teléfono durante todo un día con el SCS para pedir una cita con su médico de cabecera. La paciente, que ha reconocido no tener acceso a Internet en su móvil ni estar familiarizada con el sistema digital, logró contactar con el personal administrativo al día siguiente, después de “unas diez llamadas” sin recibir respuesta. Tras pedir la cita y señalar los problemas que había tenido para lograrla, el personal le ofreció como única alternativa al sistema telefónico la descarga de la aplicación y realizar todos los servicios a través del móvil e internet.

El 20% de los usuarios incide en la “necesidad de garantizar la recepción de las llamadas por parte de los centros de salud, con el fin de poder concertar cita”

Casi el 33% de los usuarios puedan concertar la cita por teléfono con uno o dos intentos. Es decir, que siete de cada diez pacientes tienen que recurrir a más de tres llamadas para poder asistir al servicio de atención primaria. En este sentido, en el área de Santander y Laredo es mayor el porcentaje de pacientes que emplean entre tres y cinco llamadas que aquellos que utilizan más de cinco llamadas, pero en el caso de las áreas de Torrelavega y Reinosa estos porcentajes son iguales.

Y el problema no es algo menor. El servicio de atención telefónica, como recoge el informe de la Consejería, es el que utiliza la mayoría de los usuarios, en concreto un 51,4% en la zona de Santander y Laredo, y un 67,6% en la de Torrelavega y Reinosa. Ante estos datos, el Servicio Cántabro de Salud (SCS) admite que tiene un problema con el sistema de gestión de citas. En concreto, en el apartado que resume los aspectos a mejorar, apunta que “una cuarta parte” de los usuarios coinciden en definir como “prioridad la mejora del sistema y la organización de citas”. Asimismo, señala el informe que el 20% incide en la “necesidad de garantizar la recepción de las llamadas por parte de los centros de salud, con el fin de poder concertar cita”, pues “no cogen el teléfono”. Ante estos datos, este medio ha intentado sin éxito contactar con el SCS para obtener una valoración.

El caso de Pilar es similar al de muchos otros usuarios que han visto cómo el servicio telefónico, el más utilizado, ha empeorado desde que el pasado mes de octubre, según publica El Diario Montañés, el SCS decidió prescindir de la plataforma de teleoperadores que tenía contratada desde hace varias legislaturas para evitar el colapso de las centralitas de los centros de salud con mayor demanda, como los de Cazoña, Vargas o Alisal.

De hecho, y aunque desde la Gerencia del servicio se aseguró que lo que se busca es que toda la red de Atención Primaria estuviera “en igualdad de condiciones” y que se había contratado más personal para atender las llamadas, desde el servicio de informática denunciaron al citado medio que la cancelación de esa centralita “ha llevado el caos a los mostradores”.