martes 21/9/21
INFRAESTRUCTURAS

La Asociación de Constructores califica de "desastre" la caída de la licitación oficial de obra pública en 2016

Alerta de que “no saldremos de la crisis” si la inversión no se recupera, y que se pueden perder hasta 10.000 puestos de trabajo.

El consejero de Obras Públicas, José María Mazón, y el presidente de la Asociación de Constructores y Promotores, Justo Cobo
El consejero de Obras Públicas, José María Mazón, y el presidente de la Asociación de Constructores y Promotores, Justo Cobo

El consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, reconoció el pasado mes de noviembre, cuando presentó los presupuestos de su departamento para 2016, que la partida recibida no era la adecuada. Esa falta de inversión se ha traducido, entre otras cosas, en el primer descenso de la licitación oficial en la región en tres años, con un 39,2% menos en enero. Pero las consecuencias son mucho mayores. Según algunos constructores, el sector ya ha perdido 19.000 empleos, tanto de la construcción como de empresas derivadas que intervienen en la obra, y están en peligro otros 10.000 puestos de trabajo.

Hay empresas del sector en Cantabria que están perdiendo mensualmente más de 130.000 euros, lo que se extrapola a una pérdida millonaria en el ejercicio, contando además con grandes y caras plantillas.

Las palabras del presidente de la Asociación de Constructores y Promotores (ACP), Justo Cobo, no dejan lugar a dudas: “es un desastre, sin la inversión en obra pública no saldremos de la crisis”, no solo en el sector. Como es lógico, en este sector la obra pública tiene un gran impacto, “afecta un montón”, por lo que un descenso tan pronunciado de la inversión va a provocar que vaya “más gente al paro”.

“Que vaya más gente al paro es familias rotas y más desasosiego”, ha indicado Cobo

Según varias fuentes consultadas, la crisis en el sector ha dejado ya a 19.000 trabajadores en la calle. Las estimaciones de Cobo indican que podrían perderse 6.000 puestos de trabajo más relacionados con el sector de la Consejería de Mazón. Los datos que maneja ACP señalan que en la construcción, en Cantabria, hay unos 10.000 trabajadores. “Que vaya más gente al paro es familias rotas y más desasosiego”, ha indicado Cobo.

Sin mejora

Y en el futuro más inmediato no hay visos de mejora. Cobo ha asegurado que “hay muy poco, y la perspectiva es muy poco, en resumen, nada”, no solo de la Administración regional, sino de la local y central. Algo que ya confirmó Mazón en noviembre, cuando afirmó que las previsiones que maneja su Consejería es retomar la inversión en obra pública para el segundo semestre de 2016. Con todo, dependerá de las “circunstancias económicas, financieras y sociales”.

A modo de comparación, ha apuntado que “el Ayuntamiento de Santander va a sacar este año más obra pública que el Gobierno regional” y, desde luego, “el Gobierno central nada”.

En relación a estas declaraciones, “estamos luchando para que haya presupuesto para el próximo año”, ha reconocido el presidente de la ACP, pues para el presente ejercicio 2016 los presupuestos han dejado claro que la inversión “se ha acabado desde el 1 de enero”.

“Estamos luchando para que haya presupuesto para el próximo año”, ha reconocido el presidente de la ACP

Todo ello a pesar de las palabras del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, quien en septiembre de 2015, en un encuentro con el propio Cobo, se comprometió a aumentar la inversión en obra pública en los Presupuestos Generales para 2016. Dicho incremento en la inversión, finalmente, no llegó al millón de euros, y la Consejería de Obras Públicas ha visto reducido su presupuesto total en 300.000 euros.

Como ha recordado Cobo, la inversión se ha destinado a otros ámbitos que no están relacionados con la obra pública. Así, ha indicado que tanto los derribos como el puerto de Laredo requieren de una inversión económica que debe salir de algún sitio. “Los derribos hay que hacerlos, pero ¿de dónde sale el dinero para realizarlos?”, se ha preguntado el presidente de los constructores cántabros.

Lo que sí “se está moviendo” en estos meses es la rehabilitación, pero eso no permite cubrir por sí solo los problemas por los que atraviesa el sector.

Comentarios