sábado 18/9/21
REINOSA

Marcano se ofrece a viajar a Madrid con el alcalde de Reinosa para lograr la cesión del polígono de la Vega

El consejero Javier López Marcano visita Reinosa
El consejero Javier López Marcano visita Reinosa

El consejero de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, Javier López Marcano, se ha ofrecido a viajar a Madrid con el alcalde de Reinosa, José Miguel Barrio, para conseguir la cesión por parte de la Entidad Estatal del Suelo (SEPES) del polígono industrial de la Vega como primer paso para dinamizarlo.

Marcano, que se ha desplazado a Reinosa y se ha reunido con el regidor para repasar varios proyectos que afectan a la localidad, ha manifestado que la visita ha sido "intensa" y que ambos se han intercambiado trabajos para sus respectivas administraciones, o bien para convertir las propuestas en proyectos o para ponerlas en marcha iniciando las tramitaciones.

El alcalde, que ha agradecido la visita del consejero, al que ha recordado como visitante habitual de Reinosa y pregonero de las fiestas de San Mateo, ha mostrado su satisfacción por la "buena acogida" de las propuestas planteadas que, según su opinión, "contribuirán a hacer de Reinosa una ciudad más amable y habitable con la colaboración de la Consejería".

Entre esas propuestas, además de la "regionalización" del polígono de La Vega, se ha estudiado habilitar una parcela para auto caravanas y otras actuaciones para mejorar y hacer más eficiente el alumbrado público.

Marcano y Barrio han visitado la zona de la avenida de La Naval, sus travesías y la calle de La Florida, donde la Consejería de Industria ha sustituido el antiguo alumbrado público compuesto por 62 lámparas de vapor de sodio de alta presión que estaban colocadas en brazos murales adosados a los edificios existentes por luminarias de tecnología LED de diversas potencias. Al tratarse de una sustitución del alumbrado, las nuevas luminarias tuvieron que ser instaladas sobre el brazo o báculo existente, por lo tanto se han incluido los adaptadores o rotulas orientables que se han requerido en cada caso, según las necesidades de la instalación, para garantizar como mínimo la altura actual que va desde los seis hasta los ocho metros.

Con esta sustitución se consigue tener un alumbrado acorde con las necesidades actuales, mantener una estética apropiada con el entorno, tener un "gran ahorro" de energía y sobre todo conseguir un alumbrado "fiable y de gran seguridad".

El presupuesto de esta actuación ha ascendido a 48.395 euros, dentro del programa de la Dirección General de Industria, Energía y Minas para modernizar las instalaciones públicas y mitigar el consumo energético de las fuentes no renovables, reduciendo las emisiones a la atmósfera en beneficio de la sociedad y del medio ambiente, al tiempo que se colabora con los ayuntamientos cántabros en la tarea de reducir sus gastos energéticos, según ha informado el Gobierno en nota de prensa.

Comentarios