jueves 27/1/22

La Guardia Civil de Cantabria ha detenido un joven de 18 años, como presunto autor de un delito de daños, por pintar un grafiti en un tren en la estación de Reinosa, y otro de tentativa de lesiones, por lanzar piedras al vigilante de seguridad que le sorprendió. Los hechos tuvieron lugar la madrugada del 6 de diciembre en la estación de ferrocarril de Reinosa, cuando varios jóvenes que estaban pintando un grafiti en un tren estacionado fueron sorprendidos por el vigilante, al que comenzaron a lanzar piedras para poder huir.

El vigilante, que resultó ileso, avisó de inmediato a la Guardia Civil, que mandó una patrulla para buscar a los jóvenes, localizando a uno que se dio a la fuga al percatarse de su presencia, haciendo caso omiso a sus indicaciones. Tras seguirle por la localidad, finalmente los agentes lograron alcanzarlo e identificarle, si bien en ese momento no contaban con información suficiente de su presunta autoría en los hechos.

En la investigación sobre los daños ocasionados en el tren, que fueron valorados en casi 4.000 euros, se consiguieron diferentes pruebas contra el sospechoso y esta semana fue detenido. La Guardia Civil continúa investigando para determinar el resto de los participantes en los hechos.

Comentarios